29 de abril de 2016   

Time Warp: La justicia suspendió  fiestas y boliches en la Ciudad

La Justicia porteña hizo lugar a una medida cautelar y suspendió "Toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada" debido al "cuadro de impunidad e inexistencia de control estatal".

El Juez en lo contencioso, administrativo y tributario de la ciudad de Buenos Aires, Roberto Gallardo, ordenó al Gobierno porteño prohibir "toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada, cualquiera resulte la forma jurídica o categría habilitatoria bajo la cual la misma se estuviere ejecutando". tras hacer lugar a una medida cautelar presentada por la Asociación Civil Vientos de Libertad, la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores, y la Federación Universitaria de Buenos Aires. Quedaron eximidos del fallo locales tipo peñas, milongas o centros culturales.

La resolución tomada por el magistrado  se basa en el "cuadro de impunidad e inexistencia de control estatal respecto de la actividad nocturna" que existió el pasado 16 de abril cuando 5 jóvenes fallecieron durante la fiesta electrónica "Time Warp" en Costa Salguero.

Desde la Cámara de Locales Bailables de la Ciudad adelantaron "No vamos a acatar la prohibición judicial", su presidente, Jorge Becco, manifestó que la medida es "inconstitucional" y afirmó que "Las discotecas están habilitadas. El juez mete en la bolsa a cualquiera, vive en una caja de zapatos. Nosotros no somos lo mismo que la Time Warp ni los locales sin habilitación. Siempre tenemos controles policiales, los negocios cumplen todas las medidas de seguridad y son controlados".

La resolución exige al ejecutivo porteño adoptar un procedimiento efectivo de control que garantice la integridad física y psíquica de los asistentes, adjudicando que durante eventos nocturnos se observa por parte de los organizadores una tendencia a crear una "atmósfera artificial".

Para que la medida quede sin efecto, el Gobierno de la Ciudad deberá cumplimentar una serie de medidas, entre ellas, el juez dispuso que se elaboré un protocolo de actuación de los cuerpos de inspectores y de las fuerzas de seguridad para cumplir con la prohibición de venta de drogas dentro de los boliches y las fiestas.