24 de Noviembre de 2011

Sara Facio fue declarada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires

 

La Diputada porteña por Encuentro Para La Victoria, María José Lubertino, entregó el diploma de “Ciudadana Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” a Sara Facio por su destacada trayectoria como fotógrafa, periodista, crítica editora y curadora.

“Es una alegría nombrar a esta gran artista como Ciudadana Ilustre de la Ciudad, es algo largamente merecido. Anteriormente, todos hablaron de lo humano, pero yo quiero rescatar que cuando veo la obra de Sara, ella retrata todo con el ojo de porteña y de mujer”, destacó Lubertino y repasó la trayectoria de la homenajeada, haciendo hincapié en sus diferentes contribuciones como fotógrafa y periodista sin olvidar mencionar los premios más importantes que cosechó Facio por sus trabajos, entre los que se destacan el Iones de Platino, por ser considerada la figura fonográfica de la década (en 1992) y el Premio al mejor Libro de América Latina (en 1993).

Por su parte, Facio señaló que es “el premio más importante en mi vida. Lo he esperado mucho tiempo. Todos los que lo recibían antes que yo me decían que ya lo iba a recibir, y ahora me tocó a mí. Que me perdone Varga Llosa, pero yo soy argentina y este reconocimiento es de lo más grande que me ha tocado”.

Lombardi destacó que con el reconocimiento a Facio se rinde homenaje “al noble arte de la fotografía y a su condición de ciudadana de su tiempo”.

La ceremonia de distinción se llevó a cabo en el Salón Montevideo de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y contó con la presencia del Ministro de Cultura de la Ciudad, Hernán Lombardi, el Vicepresidente de la Legislatura, diputado Oscar Moscariello, la subsecretaria de Defensa del Consumidor, María Lucila “Pimpi” Colombo y el director del Teatro Colón, Maestro Juan José García Caffi. El evento también contó con la participación de numerosas personalidades del ámbito artístico, entre ellas Susana Rinaldi y Leonor Benedetto.

Sara Facio nació en San Isidro, Provincia de Buenos Aires, en 1932 y recibió numerosas distinciones entre las que se cuenta el Premio al Mejor Libro de América Latina, de la Confederación Latinoamericana de la Industria Gráfica, en 1993, y el Konex de Platino, en 1992.

 

 

volver