13 de julio de 2015   

Durante la poda los vecinos pueden llevarse flores del Rosedal

Todos los años en esta época se realiza la poda en el Rosedal de Buenos Aires, los visitantes que así lo deseen, pueden llevarse como "regalito" flores y gajos para trasplantar.

Desde el martes hasta terminar julio los vecinos de la ciudad pueden pasar por el Rosedal del Parque 3 de Febrero y llevarse gajos y rosas de distintas especies para trasplantar en sus casas. Las tareas se realizan de martes a viernes de 13:00 a 16:00 horas.

Con más de 100 variedades de Rosas, el Rosedal es el Jardín de Rosas más importante del país, diseñado en 1914 por el paisajista Benito Carrasco y declarado Patrimonio de Interés Cultural en 2011,  en 2012 se lo galardonó con el Garden Excellence Award, reconocimiento otorgado por la Federación Mundial de las Sociedades de Rosas (WFRS).

El invierno es la época del año ideal para la poda para que los rosales florezcan sanos y fuertes en la época de floración (septiembre), y alcancen su máximo desarrollo en octubre. Una vez podados, se utilizan fertilizantes y otros complementos esenciales para la salud de los casi 8.000 ejemplares que crecen en este jardín.

Los esquejes o gajos son los tallos cortados a partir de los cuales es posible obtener nuevas rosas,  es un método simple que se utiliza para multiplicar plantas y consiste en tomar un tallo y conseguir que eche raíces para formar un nuevo individuo.

Cómo obtener una rosa a partir de un esqueje:

1. Las estaquillas se toman y se plantan en otoño. También puedes atar manojos y almacenarlos en musgo turboso o arena húmedos a unos 4ºC para plantarlos en la primavera siguiente.

2.
 Elige vástagos bien desarrollados que hayan dado flor en verano (grosor de un lápiz, de 6 a 10 milímetros). Los brotes sin flor son menos vigorosos, por lo que poseen menos reservas para el enraizamiento.

3.
 Corta trozos de 20-25 cm. de largo. La punta del esqueje córtala en bisel justo por encima de un brote que apunte hacia afuera y el extremo inferior córtalo en horizontal. Por último, elimina hojas y brotes para evitar la excesiva transpiración que podría secarlas.

4. Impregna la base con hormonas de enraizamiento (polvo blanco) que venden en unos tarritos. Esto aumente mucho las posibilidades del agarre; si no lo haces, el porcentaje de marras será mayor.

5. Clávalos en una maceta con una mezcla de turba y arena introduciendo unos 12-15 cm.. Separa cada esqueje unos 8 cm. uno de otro. Mantén la humedad y evita el sol directo. Temperatura ideal son 18-21ºC. Si es necesario, cubre los esquejes con un plástico

6. Una vez que hayan echado abundantes raíces, se pasa cada esqueje enraizado a macetas individuales.

7. Si has esquejado un patrón, llegado el mes de marzo y después de que la nueva planta ha brotado, se procede al injertado de la misma. El injerto también puede hacerse a 'ojo dormido', para lo cual se espera a octubre-noviembre y se hace el injerto. En diciembre-enero se despunta la planta por encima de dicho injerto.

En primavera el esqueje dará su primera flor, un ejemplar del Rosedal de la Ciudad.

Para aumentar las posibilidades de que el tallo eche raíces, es recomendable impregnar las bases de los tallos con hormonas de enraizamiento, que pueden conseguirse en cualquier negocio de jardinería o venta de plantas. También se aconseja llevar entre 4 y 5 tallos para aumentar las posibilidades de obtener resultados.