5 de marzo de 2012

Fue entregado el Diploma de Honor al Valor a Susana Bustamante

Por su incesante lucha a favor del reconocimiento a los derechos de los pacientes a la autonomía personal en relación de las decisiones sobre la propia salud y vida. La ceremonia fue organizada por el Diputado Aníbal Ibarra.

Durante un acto realizado la tarde del 5 de marzo en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña, Susana Bustamante fue distinguida con el Diploma de Honor al Valor en concordancia con la ley sancionada el 1º de diciembre de 2011.

La norma, originada en una iniciativa de los Diputados/as Aníbal Ibarra, Eduardo Epszteyn, María Elena Naddeo, Raúl Puy (FPP), Delia Bisutti (SI), Gabriela Alegre (EPpV), y Diana Maffía (CC), establece que se le otorgue el Diploma de Honor al Valor a la Sra. Susana Bustamante, por “su incesante lucha, a partir del reclamo iniciado por su hija, Melina González, a favor del reconocimiento de los derechos de los/las pacientes a la autonomía personal y a la dignidad en relación de las decisiones sobre la propia salud y vida”. Estuvieron presentes en el encuentro las Diputadas María Elena Naddeo y Susana Rinaldi (FPP), el Vicepresidente III de la Lagislatura, Diputado Jorge Selser (Proyecto Sur) y el Senador Nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Samuel Cabanchik, autor de un proyecto de ley relacionado con la muerte digna.

El Diputado Aníbal Ibarra destacó que la iniciativa había sido votada en forma unánime por todos los bloques. “Este no es sólo un reconocimiento a Susana Bustamante, es para todas las familias que realizan una lucha constante por sus derechos. Son situaciones donde se involucran derechos básicos, éste es un derecho que no se le puede negar a nadie. Susana recordaba esa madurez de esa niña joven de 19 años que hoy no está con nosotros y buscó poder transitar ese camino como ella quería. Hoy estamos poniendo el tema en la agenda política para que sea la base de consagrar un derecho inalienable para todos y todas”.

Posteriormente, Susana Bustamante agradeció el diploma, “reconozco también a quienes me contuvieron y sostuvieron. Sé que este fue un proyecto, una utopía. Melina dijo que la palabra imposible era para los cobardes, fue muy difícil y tortuoso el camino para esa heroína, ella fue la voz de los que no tienen voz. Agradezco a todos los diputados que tuvieron la valentía de tratar el tema, ella decía: nadie muere, simplemente parte antes de tiempo porque vamos hacia allá. Sé que no me dejó sola”.

 

 

volver