08 de Noviembre de 2011

 José "Pepe" Cibrián Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires

 

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires entregó los atributos de “Ciudadano Ilustre” a José “Pepe” Cibrián Campoy, quien recibió diploma de honor y medalla de oro, producto de un proyecto elaborado por el Diputado Raúl Fernández que fue aprobado por unanimidad en septiembre pasado

El homenaje se realizó en el Salón Dorado y entre las figuras que acompañaron a Pepe Cibrián Campoy, estuvieron presentes destacadas figuras del ambiente artístico, entre ellas: la madrileña Naty Mistral, Georgina Barbarrosa, Sandra Mihanovich, Ángel Mahler, Cecilia Milone, Laura Manzini, Candela Cibrián, Leonel Francese y Juan Rodó. También los diputados Cristian Ritondo, Sergio Abrevaya, Julian D'Angelo y Raúl Fernández, entre otros.

En los fundamentos del proyecto se destaca a José Cibrián Campoy, como uno de los más importantes promotores del género de la comedia musical en Argentina y se le reconoce el servicio a las demandas sociales como la reciente lucha  por la ley del matrimonio igualitario.

“Con esta distinción honramos la trayectoria de un hombre que consagró su vida al arte. Buenos Aires no podía privarse de tener entre sus más destacados ciudadanos ilustres, a un valor de la calidad y condiciones de ‘Pepe’ Cibrián, que lo proyectan más allá de las fronteras de nuestro país”, dijo el titular del bloque del PRO, Cristian Ritondo, al hacer uso de la palabra.

Pepe Cibrián Campoy nació La Habana, Cuba, el 13 de mayo de 1945. Hijo de José Cibrián y Ana María Campoy, dos grandes personalidades del espectáculo.

Se destacó como director de teatro, actor y dramaturgo y es considerado uno de los mejores representantes de la comedia musical en Argentina.

En los años setenta empezó a trabajar como autor y director (en algunas ocasiones también como intérprete) de sus obras. Su primera obra fue Universexus (1971), estrenada en el Teatro Municipal Sarmiento. En 1976 trabajó como actor en “El miedo no anda en burro”.

En 1978 estrenó en el Teatro Nacional Cervantes una de sus obras más conocidas, Aquí no podemos hacerlo, que reestrena en 1987 en el Teatro Presidente Alvear y otra reposición en 1994 de nuevo en el Teatro Cervantes. En 1989 recibió por segunda vez el premio de la Sociedad General de Autores de la Argentina (ARGENTORES) uno de los mayores reconocimientos; por su obra Las invasiones inglesas estrenada en el Teatro General San Martín, como mejor autor de musicales.

En 1983 comienza su asociación artística con Ángel Mahler, con el musical Calígula. A partir de allí estrenarán juntos los musicales George Sand, Mágico burdel, Y al final otra vez, Los de la legua. Esta dupla estrena su mayor éxito en 1991 con Drácula, el musical, el cual les valdría varios premios (ACE, Estrella de mar, Prensario, etc.) y que sería visto por más de medio millón de personas tanto en el país como en Brasil, Chile y España.

 

 

volver