13 de Abril de 2012

Derechos Humanos
Se realizó el acto de Declaración de interés al libro "Jorge Julio López. Memoria escrita"

Se realizó en la Legislatura porteña el acto en el cual se distinguió al libro “Jorge Julio López. Memoria escrita” como de interés por la Promoción y Defensa de los derechos humanos.

El libro Jorge Julio López. Memoria escrita, compilado por el artista conceptual Jorge Caterbetti, reúne por primera vez los escritos y dibujos de Jorge Julio López, desaparecido en democracia (septiembre de 2006), en los que deja testimonio del padecimiento que sufrió en el tiempo en que estuvo secuestrado durante la última dictadura militar.

El evento, organizado por el diputado porteño Rafael Gentili, Facundo Di Filippo (diputado porteño MC) y la Dirección General de DDHH de la Legislatura de la Ciudad, contó con una mesa de presentación en la que participaron Constanza Brunet, directora editorial de Marea; Jorge Caterbetti, compilador del libro; Patricia Walsh, directora general de DDHH de la Legislatura; y Rubén López, hijo de Julio López.

La decisión de publicar el libro partió de la necesidad de dar a conocer esos manuscritos que Jorge Julio López dejó como legado a su amigo y compañero de militancia Jorge Pastor Aguaje. Estos documentos inéditos fueron expuestos por primera vez como parte de una muestra realizada por Jorge Caterbetti. Relata el primer contacto que tuvo con esos materiales como conmocionante. “No estaba movilizado por el odio visceral de un hombre mayor dolido por la tortura, sino que estaba movilizado por un militante que sentía el deber de dejar testimonio. Y esta es la sensación que todos tuvimos cuando, por primera vez, tuvimos frente a nuestros ojos este trabajo minucioso, constante, obsesivo de Jorge Julio López para dejar un legado inolvidable”, expresó.

Constanza Brunet, directora editorial de Marea, relató que la decisión editorial de reproducir los documentos tal como eran los originales, incluso publicar el reverso, tuvo que ver con la necesidad de dar cuenta de la urgencia de esos escritos. “Creo que también el soporte, en este caso, hablaba. Escribía atrás de un calendario, atrás de una boleta de la municipalidad. Esta cosa torrencial que él tenía, esta necesidad de dejar el testimonio antes de que, él no sabía qué, por algún motivo, no pudiera seguir expresándolo”.

Patricia Walsh, Directora general de derechos humanos de la Legislatura, manifestó su emoción al compartir la mesa con otro hijo de desaparecido y expresó que el compromiso que ella y Rubén López tienen con la lucha contra la impunidad “tiene que ver con nuestra biografía, con nuestra historia personal y familiar”. Se sintió interpelada por varios fragmentos de los escritos de Jorge Julio López, a los cuales dio lectura y acompañó de un análisis de los mismos. “Es un texto actual y me pregunto, incluso con las imágenes de la propia escritura de Julio, si acá no hay pruebas”. Para finalizar su exposición, recordó el caso de Mariana de Marco, en el que testimonio de Jorge Julio López también tuvo la importancia de decirle a ella, a otros hijos, lo que había sucedido con su mamá y con su papá.

Quien cerró la mesa fue Rubén López, hijo de Jorge Julio López, que en medio de la emoción por las palabras que lo antecedieron, relató la dificultad de su padre de contar lo que sabía y, a su vez, la necesidad que tenía de que eso se supiera. “Cuando mi viejo contaba estas cosas no le creían, decían ‘este viejo está loco’ (…) mi viejo tenía una gran obsesión porque esto se supiera, porque él fuera escuchado”, y en ese sentido destaca la importancia de la publicación de este libro.

Por último, expresó su necesidad de encontrar una respuesta: “si tengo que esperar 30 años lo voy a hacer. No sé si todos van a poder esperar, pero yo voy a esperar 30 años, tranquilo, insistiendo en la justicia como corresponde. Y ojalá algún día tengamos respuestas y se pueda condenar y ahí ver a quien le corresponde asumir las consecuencias de que esto haya sucedido en democracia. Repito, esto es importante para eso, para tener memoria”.

El diputado Rafael Gentili, coordinador de la mesa de presentación, expresó que participar de iniciativas como estas hace que se vuelvan a poner en agenda cuestiones como los derechos humanos y la memoria, cuestiones que por su continuidad se vuelven normales. “Esa supuesta normalidad, que parece ser una consigna más que llevamos a las marchas, en realidad es una asignatura que ya no le podemos echar la culpa a los militares. Es una asignatura de esta democracia que no se haya podido encontrar, al día de hoy, a Jorge Julio López.”

 

 

volver