28 de diciembre de 2012

Medio Ambiente
Del gris al verde

Reciclado, reutilización y construcción sustentable son términos que se han ido incorporando a la cotidianidad y se trasuntan hoy en alternativas que, como las llamadas “cubiertas verdes”, contribuyen a mejorar la calidad del medio ambiente.

Para lograr un efectivo mejoramiento de la calidad medioambiental es imprescindible desarrollar nuevos instrumentos que, tras un proceso de análisis y evaluación, puedan implementarse en las distintas zonas urbanas. Entre las iniciativas que constituyen un avance en ese sentido, se cuenta la que ha puesto en marcha el Ministerio de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y que está a cargo de la Unidad de Coordinación de Cambio Climático, Ruido y Energía, en la que desarrolla sus tareas la arquitecta María José Leveratto. Se trata de las denominadas cubiertas verdes, definidas por el informe Construcción Sustentable. Del gris al verde. Promoción de cubiertas verdes en la Ciudad de Buenos Aires, como un sistema de ingeniería que permite el crecimiento de vegetación en la parte superior de los edificios, manteniendo protegida su estructura. Las hay de varios tipos y diversas características, y según Leveratto, están en condiciones de absorber desde el 20 hasta el 70% de la lluvia caída y, por lo tanto, de disminuir considerablemente la cantidad de líquido que se deriva a la red pluvial. También permiten regular las temperaturas, habida cuenta de que las oscilaciones térmicas de la membrana hidrófuga en la zona sin cubierta alcanzan los 20 grados centígrados, mientras que en la que la posee, la temperatura se mantiene entre 17 y 20 grados sin variación alguna.

El primer paso consiste en colocar una membrana sobre el techo del edificio para evitar las filtraciones, después se instala otra para proteger las raíces, luego un aislante térmico, posteriormente un drenaje y finalmente se disponen las plantas originarias de fácil mantenimiento. El cuidado de estas terrazas es muy simple y, en caso de que se las pretenda más “ajardinadas” se recomienda podar periódicamente el césped y recurrir a un sistema de riego por goteo que utilice agua de lluvia (en ningún caso agua potable).

La arquitecta Leveratto señala que, a la hora de acondicionar una terraza de este tipo, lo más costoso es la membrana impermeable. “Por eso recomendamos que cuando se hace necesario cambiarla, es el momento ideal para pensar en una cubierta verde -enfatiza y añade que en ciudades como Buenos Aires-, es indispensable también avanzar con el mapeo de las cubiertas públicas o privadas y definir zonas prioritarias con el fin de fomentar esta técnica en lugares con mayor riesgo hídrico”.

Actualmente se están evaluando los resultados de las que fueron instaladas en el Centro de Gestión y Participación Comunitaria 2 y en la Escuela N° 6 French y Beruti ubicada en Juncal y Basalvibaso, en el barrio porteño de Retiro, a efectos de extender la iniciativa a otros edificios públicos.

Fuente: Defensoría del Pueblo

 

 

volver