Sin freno, la inflación de Junio trepó al 3,7% y es la mayor en dos años

El IPC porteño registró en junio un incremento en los precios del 3,7% y acumuló 16,4% en los primeros seis meses del año, la medición interanual ya roza el 30%.

En junio, el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) trepo hasta 3,7%, que, muy por encima al 2,3% registrado el mes pasado y el más alto desde mayo de 2016 (5%). La inflación de la Capital Federal se ubico en igual porcentaje que el IPC Nacional dado a conocer por el Indec en la tarde de hoy.

La fuerte escalada de precios demuestra, pese a los cambios en el gabinete,  la incertidumbre del equipo económico del Gobierno Nacional para controlar el aumento de precios y lo difícil que será no superar el 30% “prometido” al Fondo Monetario Internacional.

Otro punto negativo y alarmante que mostró el índice de junio es que hubo un fuerte ascenso de 2,2 puntos porcentuales en relación al mismo período de 2017 (1,5%, junio 2017).

En tanto el  incremento acumulado en los precios de la Ciudad en los últimos 12 meses ascendió a 29,8%, por lo que reflejó una suba de 2,6% en relación al mes pasado que fue de 27,2%, en tanto que lo que va del 2018 trepó a 16,4%, superando en el primer semestre la meta inflacionaria del 15% establecida en diciembre del año pasado por el Gobierno Nacional.

En el informe difundido por el Centro de Estadísticas de la Ciudad explica que la tasa de variación mensual del índice de precios al consumidor de junio se vio afectada principalmente a las subas registradas en las divisiones: Alimentos y bebidas no alcohólicas, Transporte, Salud, Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles y Recreación y cultura, que en conjunto explicaron el 70,5% del alza del Nivel General.

Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó 4,5%, aportando 0,71 p.p. a la evolución mensual de los precios al consumidor. Al interior de la división, los principales impulsos provinieron de Pan y cereales (6,8%), Carnes y derivados (4,9%), Leche, productos lácteos y huevos (4,2%) y Verduras, tubérculos y Legumbres (6,2%).

Transporte promedió un alza de 6,0%, con una incidencia de 0,71 p.p., debido principalmente a la entrada en vigencia de las nuevas tarifas de transporte público de pasajeros (colectivo y tren)2. Le siguieron en importancia los incrementos en los precios de los automóviles y de los combustibles y lubricantes para vehículos de uso del hogar.

Salud aumentó 5,5% y contribuyó con 0,45 p.p. a la variación mensual del Nivel General, por ajustes en las cuotas de medicina prepaga. Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles
promedió un incremento de 2,0% e incidió 0,38 p.p., al impactar principalmente el alza remanente de la tarifa del servicio de agua corriente, alcanzando así a la totalidad de los usuarios residenciales. En menor medida, se destacaron las actualizaciones en los valores de los alquileres.

Recreación y cultura se elevó 3,5%, con una incidencia de 0,33 p.p., impulsada por los incrementos en los precios de los equipos informáticos y accesorios, junto con aumentos en los valores de los paquetes turísticos.

Bienes y Servicios

El comportamiento de los Bienes y Servicios durante el mes de junio fue bastante algo dispar, los bienes registraron un incremento de precios 4,2%, lo que significa un incremento de 1,7%, en tanto que los Servicios revirtió su tendencia a la baja y tuvo un incremento 3,2%, 1,3% por encima del mes pasado.

En los primeros seis meses del año, los Bienes acumularon una suba de 15,2% y los Servicios de 17,2% y en lo que respecta a la variación interanual, los Bienes aceleraron su ritmo de suba hasta 26%, +3,8% respecto al mes previo y en el caso de los Servicios mostraron un significativo ascenso de 1,8 puntos porcentuales llegando hasta 31,2%.

El incremento de los Bienes se debe principalmente a los aumentos en los precios de los alimentos, destacándose los aumentos en los panes y cereales, en las carnes y en los lácteos. Le siguieron en importancia las alzas en los valores de los automóviles, de las prendas de vestir y de los combustibles y lubricantes para vehículos de uso del hogar.

Por su parte, la variación de los Servicios respondió principalmente a incrementos en las tarifas de transporte público de pasajeros, en las cuotas de medicina prepaga, la comida consumida fuera del hogar, la tarifa de agua corriente y el servicio de telefonía fija.