12  de marzo de 2015   

12 de Marzo "Día Mundial del Riñón"

Cada 12 de Marzo se celebra en el "Día Mundial del Riñón" una iniciativa para concientizar a la sociedad sobre la importancia de las enfermedades renales.

El Día mundial del riñón nace de una iniciativa de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) conjuntamente con la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF) cuyo objetivo principal es concientizar sobre la importancia de las enfermedades renales y su prevención.

Por lo general, en el mundo la importancia de las enfermedades renales no tiene el nivel de trascendencia y publicidad que merece, sumado a que  la degradación de la función renal es progresiva y silenciosa,  los diagnósticos suelen realizarse en una fase tardía. La detección precoz permite el control de la enfermedad, en ocasiones se puede ralentizar el deterioro de la función renal e incluso detener. En Argentina hay más de 3 millones de personas con alteración renal y la mayoría lo desconoce.

Los riñones son órganos vitales y su función es la de filtrar la sangre, producir orina y eliminar las sustancias tóxicas que el cuerpo produce. Participan de forma activa en el control de la presión arterial, normalizan el volumen del líquido corporal al retener o eliminar el agua, al mismo tiempo que regulan la formación de glóbulos rojos. Intervienen también en el metabolismo óseo mineral mediante la formación de vitamina D.

Los tratamientos posibles en el día de hoy son la diálisis y el trasplante, por eso es de suma importancia la prevención para no llegar a una Enfermedad Renal Crónica (ERC), un estilo de vida sano es la forma más eficaz de prevenir enfermedades renales a largo plazo.

Por tal motivo, la Asociación Nefrológica de Bs. As. y la Sociedad Argentina de Nefrología en el marco del Día Mundial del Riñón nos presenta las “8 Reglas de Oro para proteger nuestros riñones”.

1. Hacer ejercicio de forma habitual.

Mantenerse en forma ayuda a reducir la presión arterial y por lo tanto reduce el riesgo de insuficiencia renal crónica: como bien dice el dicho “Quien mueve las piernas mueve el corazón” y también “su riñón”.

2. Mantener un control regular del nivel de azúcar en la sangre (Control de Glucemia).

Alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo que es importante para estas personas realizar exámenes regulares para comprobar su función renal. El daño renal por la diabetes puede reducirse o evitarse si se detecta a tiempo. Es importante mantener el control de los niveles de azúcar en la sangre, con la ayuda de médicos y farmacéuticos.

3. Controlar la presión arterial.

Aunque mucha gente puede ser consciente de que la presión arterial alta puede causar un derrame cerebral o un ataque al corazón, pocos saben que también es la causa más común de daño renal. La presión arterial alta, asociada a otros factores como la diabetes, el colesterol alto y las enfermedades cardio-vasculares, es especialmente peligrosa para el riñón.

4. Comer sano y controlar el peso.

Esto puede ayudar a prevenir la diabetes, enfermedades cardíacas y otras condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica. Reduce el consumo de sal: la ingesta de sodio recomendada es de 5- 6 gramos de sal al día (alrededor de una cucharadita).

5. Beber agua.

El consumo moderado de agua, alrededor 2 litros al día, puede reducir el riesgo de deterioro de la función renal. Es importante tener en cuenta que el nivel adecuado de la ingesta de líquidos para cualquier individuo depende de muchos factores como el género, el ejercicio, el clima, las condiciones de salud, embarazo y lactancia.

6. No fumar.

El tabaco es un factor de riesgo cardiovascular, y el riñón es un órgano cardiovascular, por lo que se ve también afectado. Fumar también aumenta el riesgo de cáncer renal.

7. No tomar medicamentos que puedan dañar tus riñones.

Hay algunos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos, que pueden causar daño renal si se toman de forma habitual, especialmente si hay una enfermedad renal de base.

8. Solicitar una revisión de la función renal (básicamente medición de creatinina en sangre y búsqueda de proteínas en la orina) si perteneces a alguno de estos grupos de riesgo:

- Si tienes diagnóstico de Diabetes.

- Si tienes diagnóstico de Hipertensión Arterial.

- Si eres obeso.

- Si algún familiar ha padecido una Enfermedad Renal Crónica.

La solución más apropiada para una Enfermedad Renal Crónica es el Trasplante de Riñón, hoy en día hay más de 5000 personas en tratamiento de diálisis a la espera de un trasplante, Es muy importante Donar Órganos para brindarle una mejor calidad de vida a los pacientes.

Más info sobre la donación de órganos, ingrese aquí
Registrar voluntad como donante, ingrese aquí