Lo que hay que saber sobre el dengue, zika y chikungunya

Con la llegada del calor también aparecen los mosquitos, y particularmente el Aedes Aegypti, especie transmisora de estas enfermedades virales que pueden ser prevenidas con responsabilidad y tomando ciertos recaudos.

La mayoría de los mosquitos más allá de la molesta picadura y las ronchas urticantes son inofensivos, pero  con si el mosquito transporta determinados gérmenes, como virus o parásitos, con la picadura pueden ingresar a su torrente sanguíneo provocar una enfermedad de gravedad.

En nuestra Ciudad suele llegar el mosquito Aedes Aegypti, que trasmite el virus del Zika, Dengue y la fiebre Chikungunya, transmitidas por la picadura de las hembras únicamente.  Estos mosquitos viven zonas tropicales y subtropicales como el clima en la Ciudad de Buenos Aires durante el verano.

Los mosquitos pueden picar en cualquier momento del día, aunque su actividad se incrementa durante el amanecer y atardecer. Son de cuerpo pequeño, entre 5-10 mm. Oscuro (negro) con escamas blancas en las patas que le dan a un aspecto de bandeado y unas características bandas en el tórax a modo de lira.

No existe un tratamiento específico para tratar estas enfermedades, lo mejor es la prevención y atención médica adecuada, Estas enfermedades tienen una baja tasa de mortalidad (1%) si los pacientes son atendidos a tiempo.

El síntoma más común en las personas que padecen dengue, zika o chikungunya es la aparición súbita de fiebre elevada, que puede estar acompañada de dolores articulares. También pueden producir dolores musculares, de cabeza, náuseas, fatiga y erupciones cutáneas.

Medidas Preventivas

La mejor forma de prevenir el dengue es aprender que “Sin criaderos no hay mosquitos. Sin mosquitos no hay enfermedades”. El lema es tan simple como contundente, evitando la  proliferación de la larva de mosquito disminuye considerablemente las chances de contagio de  dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti, como la fiebre Chinkungunya, la enfermedad por virus Zika y la Fiebre Amarilla.

El mosquito se cría en recipientes con agua estancada que muchas veces no son de utilidad, como puede ser latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados, por eso la principal medida para evitar su propagación es eliminarlos, sin mosquito no hay dengue… ni zika o chikungunya.

Los elementos de uso diario como baldes, o palanganas se aconseja mantenerlos dados vuelta así no acumulan agua y los de uso constante como los bebederos para mascotas hay lavarlos y cambiar el agua diariamente.

Es imprescindible entender que la prevención de estas enfermedades depende de nosotros, hay que concientizar a la sociedad que lo más importante es evitar la reproducción del mosquito y somos nosotros quienes tenemos que evitar que los huevos eclosionen para frenar su propagación con éxito.

Como prevenir la cría del mosquito:

  • Eliminando todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).
  • Dando vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
  • Cambiando el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordá frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.
  • Rellenando los floreros y portamacetas con arena húmeda.
  • Manteniendo los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados.
  • Limpiando canaletas y desagües de lluvia de los techos.
  • Tapando los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

Para prevenir la picadura del mosquito:

  • Usando siempre repelentes siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.
  • Utilizando ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre.
  • Colocando mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones.
  • Protegiendo cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.
  • Utilizando repelentes ambientales como tabletas y espirales.