Hoy se celebra el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados

La Organización Mundial de la Salud conmemora cada 6 de junio el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados, buscando concienciar sobre el trasplante como tratamiento de elección a sus enfermedades.

Desde 2005, la OMS pone mucho énfasis cada 6 de junio en resaltar la necesidad que tienen millones de personas, pacientes con enfermedades crónicas o terminales de que el trasplante puede ser el único tratamiento posible.

Un trasplante es un procedimiento médico que consiste en trasladar órganos, tejidos o células de una persona (donador) a otra (receptor) para mejorar la calidad de vida del paciente o darle una esperanza para seguir viviendo.

La importancia de la donación de órganos y tejidos de personas sanas es cada vez más vital, la donación de corazón, pulmones, hígado, riñones, páncreas, intestino, puede constituir la diferencia entre la vida y la muerte para otro ser humano.

Los órganos que se trasplantan en Argentina son: riñón, hígado, corazón, pulmón, páncreas e intestino; y los tejidos: córneas, piel, huesos, válvulas cardíacas. En ambos casos, los trasplantes se efectúan a partir de donantes fallecidos.

Los trasplantes pueden realizarse gracias a la voluntad de aquellos que donan sus órganos de manera altruista y desinteresada. Para comprender la complejidad del proceso operativo es importante tener presente que las condiciones para donar órganos y tejidos difieren unas de otras.

Aunque, según datos la Organización Mundial de la Salud, un 10% de los trasplantes se hacen con órganos que han sido objeto de compraventa, algo sobre lo que esta organización de Naciones Unidas, apenas puede advertir sin tener capacidad legislativa ni punitiva.

En nuestro país existe la Ley 24.193 de Trasplante de Órganos y Tejidos actualizada por la Ley 26.066 del Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación, es la herramienta legal que otorga a los argentinos el derecho a decidir sobre el destino de sus órganos y tejidos después de su muerte.

En 2006 se introdujo el “consentimiento presunto” que establece que toda persona capaz y mayor de 18 años pasa a ser donante de órganos y tejidos tras su fallecimiento, salvo que haya manifestado su oposición. En tanto, la negativa es respetada cualquiera sea la forma en que se haya expresado.

En la Ciudad la manifestación de voluntad de donación de órganos puede realizarse en el Instituto de Trasplante de la Ciudad, Combate de los Pozos 1881, 3º piso y en la página web del INCUCAI.

Todas las personas mayores de 18 años y capaces legalmente, pueden manifestar su voluntad afirmativa o negativa de donar. En el caso de menores de 18, serán únicamente sus padres o representantes legales quienes autoricen o no la donación de órganos y tejidos. De no existir dicha manifestación expresa, la Ley vigente presume que la persona es donante.