31 de agosto de 2017   

Clubes de barrio aún siguen sin tarifa social para los servicios

Según un relevamiento realizado por la Defensoría del Pueblo porteña, apenas el 22,58% accede a una tarifa diferenciada para el agua y el 12,90% tiene acceso al beneficio para los servicios de gas y de electricidad.

La Subsecretaría de Deportes y Juventud de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad realizó un relevamiento durante el primer semestre de 2017 en los clubes de barrio donde se analizó la infraestructura, deportes que se practican, cantidad de socios y el valor de la cuota.

En la Ciudad hay aproximadamente unos 300 clubes barriales, de los cuales 200 están inscriptos en el Registro Único de Instituciones Deportivas (RUID) de la Subsecretaria de Deportes de la Ciudad, que mayoritariamente disponen de la documentación necesaria para acceder a los subsidios económicos del Gobierno de la Ciudad para infraestructura y compra de productos deportivos.

Según los datos obtenidos sobre el funcionamiento diario de los clubes, la Defensoría del Pueblo detalla: Sobre 155 clubes relevados, la mayor preocupación de sus dirigentes pasa por los servicios públicos, que en algunos casos han aumentado hasta un 400%.

El informe detalla como ejemplo una institución que en abril del año pasado pagaba por el servicio de agua corriente una tarifa de 400 pesos y luego del tarifazo pasó a pagar $1400.

Por otro lado, la tarifa eléctrica ha sufrido el mayor incremento de todos y que más afecta a los clubes por la actividad propia que desarrollan, un club que a fines de 2015 pagaba 3000 pesos, los aumentos aplicados desde ese momento han llegado al 300% y ahora paga $9000.

En conclusión, el informe revela que el 70% de los clubes de barrio de la Ciudad de Buenos Aires no accede al beneficio Tarifa Social para los servicios públicos ni tiene información al respecto, que solamente el 22,58% accede a una tarifa diferenciada para el agua y apenas el 12,90% tiene acceso al beneficio para los servicios de gas y de electricidad.

Desde la Defensoría afirman que es necesaria la incorporación de todos los clubes de barrio a la tarifa diferenciada de servicios públicos para garantizar su desarrollo y subsistencia así como los derechos al deporte, la recreación y la salud de los niños, jóvenes y adultos que desarrollan actividades en cada una de las instituciones.