7 de abril de 2017   

Hubo un fuerte acatamiento al paro en la Ciudad de Buenos Aires

El primer paro nacional contra el Gobierno de Mauricio Macri se sintió con fuerza en la Ciudad de Buenos Aires, fue fundamental la total adhesión del transporte público, los taxis y comercios funcionaron parcialmente.

La huelga general convocada por la CGT y las CTA paralizó prácticamente a la Ciudad de Buenos Aires, al no funcionar colectivos, trenes, subtes y ómnibus de corta, media ni de larga distancia, ingresaron a la capital un cuarto de gente que ingresa diariamente en días laborales.

Aquellos que decidieron acceder a la Ciudad de Buenos Aires, sufrieron cortes por piquetes desde muy temprano en la mañana en Panamericana y ruta 197, en la bajada de la Av. Mitre en puente Pueyrredón y en Acceso Oeste, que cerca de las 10 horas fueron liberados. En la Ciudad pudieron circular libremente,  salvo por un corte en Corrientes y Callao que duró cerca de tres horas, los peajes mantuvieron sus barreras levantadas y hubo libre estacionamiento en las avenidas porteñas.

En cuanto al transporte público, el acatamiento fue total, no transitó ninguna línea de colectivo y no funcionaron ni los trenes en todos sus ramales ni las siete líneas del subte y el premetro, una buena cantidad de taxis decidieron trabajar. Tanto Aeroparque como Ezeiza quedaron paralizadas, no hubo vuelos, ni internacionales ni de cabotaje, aquellos que no se reprogramaron y debían aterrizar ayer fueron desviados a la ciudad de Montevideo.

Simultáneamente la actividad comercial tuvo un nivel medio de adhesión, si bien el gobierno porteño asegura que un 80% de los comercios estuvieron abiertos durante la medida de fuerza, la realidad es otra, personalmente estuve recorriendo la Av. Cabildo desde la Av. Congreso hasta José Hernández y note que 4 de 10 comercios se encontraban cerrados, esto puede obedecer en parte a que sus dueños decidieron acatar la medida de fuerza, o bien que no pudieron abrir por problemas de transporte.

Caso distinto muestra el porcentaje de comercios abiertos, ya que 3 de los 6 que se encontraban en actividad, se manifestaron a favor del paro, pero dada la fuerte caída en las ventas que vienen sufriendo desde que Cambiemos asumió el gobierno, no pueden darse el lujo de no trabajar. Supermercados y shoppings funcionaron normalmente, estaciones de servicio y los bancos permanecieron cerrados.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires también suspendió actividades, pese a la intención del oficialismo y la aspiración de la Vicepresidenta primera, Carmen Polledo, de llevar a cabo la octava sesión ordinaria del año, debió ser suspendida por la falta de capacidad operativa para realizarla a causa del paro nacional. 

Imágenes del primer paro nacional al gobierno de Mauricio Macri