20 de diciembre de 2016   

Extenderán la zona peatonal en el microcentro de la  Ciudad

La Legislatura porteña aprobó el pasado jueves el proyecto de Ley que amplía la zona de prohibición de circulación de autos particulares los días hábiles en Retiro, Tribunales y el Casco Histórico.

El oficialismo, con el acompañamiento del Partido Socialista, logró sancionar la Ley de la Diputada Cintia García (Pro) que amplía la zona restringida para la circulación de vehículos particulares en el centro porteño los días hábiles de 11 a 16 horas, según argumenta la norma, se busca "lograr mayor seguridad y comodidad para los peatones, diversificar los usos de la vía pública y disminuir los tiempos de viaje para los pasajeros del transporte".

Las nuevas zonas afectadas incluyen, Retiro, Tribunales y el Casco Histórico conformado por la totalidad de los barrios de Montserrat y San Telmo, y parte de los barrios Barracas y Constitución, aumentando de 86 a 315  las cuadras con prohibición para circular con auto, dentro del perímetro delimitado  por las Avenida Santa Fe, Carlos Pellegrini, Avenida Córdoba, Montevideo, Avenida de Mayo, Avenida Bernardo de Irigoyen, Independencia, Paseo Colón y Avenida Alem. La aplicación de la norma se hará efectiva de manera gradual.

Se creará el REBAC ( Registro del Área Ambiental Buenos Aires Centro )  para los vehículos autorizados a circular por la zona que, en ciertos casos, deberán pagar un canon para obtener el permiso, y al cual podrán acceder los propietarios o locatarios mensuales de cocheras, remises, vehículos de turismo, de hoteles del área que cuenten con cocheras o dársenas de ascenso y descenso. Estarán exentos del pago pero con la obligación de inscribirse en el Registro los residentes que tengan cocheras propias o alquiladas, vehículos de servicios públicos, el transporte postal o bancario, servicios fúnebres, distribución de diarios, camiones de hormigón, auxilios mecánicos y móviles de radio o tv y los padres, tutores o encargados de escolares que concurran a establecimientos estatales o privados dentro del área.

En tanto que la norma establece la libre circulación sin la necesidad de permisos los vehículos de emergencias (como ambulancias o bomberos), los colectivos del transporte público de pasajeros urbanos y suburbanos, los transportes de escolares, las motos que realicen mensajería urbana o reparto de mercadería a domicilio, los taxis y los remises autorizados de la Ciudad.

"Este proyecto que venimos trabajando desde el mes de octubre en más de 9 reuniones en las comisiones, es una acción que se enmarca dentro del plan de movilidad sustentable" afirmó la Diputada García y remarcó que "el objetivo primordial es el incentivo a la utilización del transporte público” ya que “el objetivo primordial es el incentivo a la utilización del transporte público".

Graciela Ocaña (Confianza Pública) fue muy crítico al proyecto, recordó que "el proyecto de ley tiene una gran cantidad de modificaciones", y señaló que "el barrio de San Telmo no ha sido consultado por esta normativa, más allá de las buenas intenciones que podemos tener con respecto a mejorar el medio ambiente tenemos que contemplar también los puestos de trabajo y las condiciones de los barrios".

Paula Penacca del Frente para la Victoria señalóó "nos ha generado muchísimas dudas a nosotros y nosotras", "no sé si todos los diputados aquí presentes estamos dispuestos, en este contexto de recesión, aceptar que esta norma deje sin empleo a 8.000 trabajadores" planteó. "La extensión que se plantea para la prohibición de vehículos abarca mucho más de lo que hoy está planteado y abarca varias zonas en las que podría afectar a las dinámicas barriales" evidenció.

"La participación ciudadana no fue un aspecto positivo en la construcción de esta norma porque no se los ha tomado en cuenta", reprochó y manifestó "vemos que hubo un intento y esfuerzo de plantearlo en plazos pero no alcanza y que esto comience en 2018 no es garantía para nadie".

La izquierda, a través de la diputada Laura Marrone del FIT adelantó que su bloque "va a votar en contra de este proyecto porque creemos que nuestra ciudad y país debe mejorar las medidas para mejorar el medio ambiente pero esta no es la manera" debido a que "estamos en un momento de pérdidas de trabajo y de inflación" y se desoyen "las necesidades de las personas".

El socialista Roy Cortina defendió la sanción de la norma, sostuvo que "esta ley se ha transformado en una ley complicada, pero nadie en su sano juicio podría rechazar la descongestión del tránsito" y aseguró que "esto hubiese decantado ganara quien ganara las últimas elecciones porque es algo necesario" y anticipó que su bloque "va votar a favor de esta iniciativa".

Marcelo Guouman de Suma+ manifestó que "es de vital importancia el fomento del uso del transporte público", aunque "es necesario estudiar el ingreso del automóvil particular a la Ciudad,  ya que estamos de acuerdo con generar una mayor agilidad en la movilidad de las personas en la ciudad, pero nos preocupa la estabilidad laboral de los puestos laborales actuales por la caída de la utilización de los servicios que ellos brindan". "Este proyecto subestima las consecuencias que generara en la vida de los residentes", "vamos a votar negativamente". adelantó

El diputado Claudio Palmeyro (Bloque Sindical peronista) que preside la Comisión de Tránsito y Transporte dijo: "desde la comisión de Tránsito y Transporte el proyecto se trabajó participativamente, toda entidad que se acercó dejo su mail y fueron convocados por la misma comisión" y destacó "el trabajo de la diputado García porque muchas de las modificaciones que se han planteado las ha propuesto él".

Además, Palmeyro opinó que "este proyecto es mucho mejor que el que ha llegado a esta Legislatura" dado que "se han modificado los plazos y creo que son razonables", aunque avisó que votaría en contra.

Los garagistas de la zona protestaron frente al palacio legislativo en contra de la sanción de la Ley, aseguran que habrá perdida de trrabajo por la medida: "Venimos a defender nuestro trabajo y a repudiar este proyecto de ley que afectará directamente a los barrios de San Telmo, San Nicolás y Monserrat, donde se vana  quedar sin trabajo muchos vecinos por el cierre de comercio que esta ley va a provocar" manifestó uno de los afectados a la revista Qué.

"El Gobierno no tiene en cuenta que en esos barrios viven familias enteras y ellos nos pasan por arriba, amplían la zona de microcentro que es específica para un  sector y un rubro que afecta a todos los vecinos" y agregó al mismo medio: "Atrás de todo esto debe haber algo porque la cuestión ambiental está muy floja de papeles, que es la única excusa que tienen".