22 de noviembre de 2016   

Prisión preventiva a 5 policías de Belgrano por coimas y proteger un prostíbulo

Se trata del jefe y el 2do jefe de la comisaría 51a de Belgrano y otros tres agentes que se los acusa de constituir una asociación ilícita que pedía dinero a comerciantes y daba protección a un conocido prostíbulo del barrio.

La causa se inició a principios de este año por la denuncia de la dueña de un restaurant de Belgrano quien reveló que el prostíbulo "Pampita" ubicado en las calle La Pampa en el cruce con la Av. Fiugueroa Alcorta contaba con protección policial que les permitía desarrollar la actividad impunemente.

El expediente cayó en el Juzgado Criminal de Instrucción Nro. 43 a cargo del Juez (Subrogante) de primera instancia Dr. Julio Alberto Baños y la Fiscalía del distrito Saavedra-Núñez en manos de José María Campagnoli es la encargada de llevar adelante la investigación.

Tras una larga taréa de investigación, el Juez Baños ordenó por pedido de la Fiscalía la detención del Comisario Héctor Raúl Palacio y el subcomisario Leonardo Félix Avallay y tres oficiales pertenecientes a la Comisaría 51a ubicada en Artilleros 2081 acusados de acusados de conformar una asociación ilícita que exigía dinero y extorsionaba a comerciantes y brindaba protección a "Pampita".

Todas las detenciones se concretaron en la madrugada del pasado 4 de noviembre incluidas las del Dueño y el encargado del prostíbulo por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y quedaron a disposición del fiscal Campagnoli. Los policías ya fueron pasados a disponibilidad por decisión del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Esta causa es paralela a la que también lleva adelante el fiscal de Saavedra donde cae un pedido de detención sobre el Comisario Norberto Villarreal a cargo de la Comisaría 35a del barrio de Núñez y de 4 suboficiales de la misma seccional  acusados de cobrar coimas a empresarios y comerciantes a cambio de proporcionarles una seguridad privilegiada y de extorsionar a cuida coches de la zona.

En este caso, la denuncia la habría hecho un oficial de la misma Comisaría y la prueba sería un video donde se ve a varios uniformados contando dinero de dudosa procedencia, hecho que motivó un allanamiento en agosto pasado "con el objeto de que se confeccione un plano y se determine dónde fue grabado el video".