16 de junio de 2016   

Avanza un proyecto que crea Taxis accesibles para personas con discapacidad

La Legislatura porteña trató en Comisión el proyecto de Ley elaborado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad que crea el "Servicio Público de Taxis Accesibles". En principio contaría con 50 vehículos especialmente adaptados.

servicio con dicho servicio, que en un principio contaría con medio centenar de vehículos especialmente adaptados.

El pasado miércoles se inició en la Comisión de Políticas de Promoción e Inclusión social de la Legislatura porteña el tratamiento del proyecto de Ley presentado inicialmente por el Diputado Adrián Camps (PSA) que concibe el "Servicio Público de Taxis Accesibles" que busca facilitar "el acceso de usuarios de silla de ruedas sin desplazarse de su silla de ruedas y fácil acceso para personas con movilidad reducida, a igual precio que cualquier otro taxi afectado al Servicio Público de Automóviles de Alquiler con Taxímetro".

El proyecto inicial presentado por Camps [foto] fue elaborado por la Dirección de Discapacidad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad,  "Queremos dar solución a un problema grave que tienen las personas con discapacidad en la Ciudad que es la movilidad" sostuvo el legislador.

La iniciativa  establece que inicialmente el servicio de taxis para personas con movilidad reducida cuente con 50 móviles especialmente adaptados propiedad del estado porteño, esto se debe a que la fabricación de las reformas que requieren los automóviles para su adaptación solo se pueden producir a escala y requiere de un acuerdo con los fabricantes para coordinar su fabricación.

El sistema funcionaría de manera muy similar a como funcionan hoy los radiotaxis, los usuarios deberán llamar a un centro de coordinación para solicitar el servicio. El proyecto habilita la posibilidad de concesionar la prestación mediante el pago de un canon y permite una ampliación en la flota de taxis accesibles hasta mil unidades.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad reveló que los actuales servicios de transporte accesible privados tienen una tarifa que va desde 80 a 150 pesos en un trayecto de 2 kilómetros, un costo significativamente alto debido a que son autos preparados para el traslado de varias personas y no es rentable circular constantemente en busca de pasajeros como si lo es para un taxi estándar. Otro punto relevante es la poca cantidad de servicios de este tipo, lo que origina inconvenientes para su contratación, como puede ser la necesidad de hacer la reserva con hasta 48 horas de anticipación, o en algunos casos, no hay disponibilidad para viajes en horarios nocturnos.

La Directora del área de Discapacidad de la Defensoría del Pueblo Porteña Isabel Ferreyra sostuvo "sin movimiento no hay vida. No hay forma de ejercer derechos ni de asumir obligaciones si no se cuenta con los recursos necesarios para trasladarse. Por eso, es imprescindible que la gente disponga de transporte público. Pero, lamentablemente, hay un retroceso en la accesibilidad a este tipo de transporte y el servicio privado adaptado es escaso y demasiado oneroso. De allí la necesidad de crear dispositivos que estén a disposición de quienes requieran distintas formas de desplazarse. Nada debe reemplazar al transporte público, pero hasta que las autoridades y los empresarios tomen conciencia de ello, la opción de crear un medio de transporte accesible es oportuna".

En la misma línea, el legislador Camps aseguró que "En la Ciudad existen dificultades reales para que los ciudadanos en silla de ruedas, y con movilidad reducida en general, ejerzan su derecho a desplazarse libremente. En ese sentido, estamos en falta y por eso es que presentamos este proyecto. Algunos eran escépticos; pensaban que no se iba a tratar nunca. Pero es un paso importante que se haya comenzado a discutir en la comisión. Me parece auspicioso".

Para finalizar destacó "como parte de nuestra política, siempre hemos defendido los derechos de las personas con discapacidad; tenemos muchos proyectos y leyes aprobadas en este sentido y queremos seguir por ese camino".

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se encuentra obligada a garantizar  "a las personas con necesidades especiales el derecho a su plena integración, a la información y a la equiparación de oportunidades. (...) Prevé el desarrollo de un hábitat libre de barreras naturales, culturales, lingüísticas, comunicacionales, sociales, educacionales, arquitectónicas, urbanísticas, del transporte y de cualquier otro tipo, y la eliminación de las existentes". Así lo dispone el artículo 42 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.