18 de mayo de 2016   

Realizarán  obras en el arroyo Vega para terminar con las inundaciones

El Gobierno porteño anunció la construcción de un segundo canal aliviador en la cuenca del arroyo Vega. Con esta obra se terminarían las inundaciones en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno de la Ciudad anunció para agosto el comienzo de la construcción de un segundo canal aliviador del arroyo Vega que correrá paralelo al existente y permitiría drenar el doble de agua. El nuevo ducto subterráneo, tendrá 8,4 kilómetros de extensión y cruzará los barrios Agronomía, Villa Ortúzar, Parque Chas, Colegiales y Belgrano. Se prevé que la obra estaría terminada en un plazo de 32 meses,

Participaron de la presentación el Vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli y el Ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia, que según señalaron, es "la segunda obra más importante", ya que beneficiará alrededor de 315.000 vecinos, principalmente del barrio Belgrano que es el que sufre las mayores anegaciones. La construcción nuevo canal  aliviador del Vega demandará una inversión de 135 millones de dólares provenientes de un préstamo del Banco Mundial y su construcción fue adjudicada a las firmas Cartellone, Roggio y Supercemento.

La construcción se realizará en dos estapas, la primera se realizará un tunel de 6 kilómetros y 5,3 metros de diámetro bajo la calle La Pampa y lo harán con una tuneladora, que fabricará la empresa alemana Herrenknecht. Previamente, el Gobierno de la Ciudad deberá construir un pozo en la desembocadura para bajar la máquina a 35 metros de profundidad, y que luego se usará como regulador del agua de las lluvias.

En la segunda etapa, se trabajará con el método tradicional de excavación, tal como se hace con el subte. Será de 2,4 kilómetros por un diámetro de 3,5 metros, correrá por debajo de las calles Victoria Ballivian y Nueva York. Durante unos 18 meses habrá pozos cada 250 metros, que se abrirán sucesivamente. Si bien se buscará hacerlos en plazas y otros espacios públicos, es posible que afecten el tránsito.

Además se construirán 10 kilómetros de ramales y sumideros para llevar el agua de lluvias hacia el ducto principal. Paralelamente a esta obra, la Ciudad también realizará obras hidráulicas en el arroyo Cildañez y la cuenca del Riachuelo.