15 de abril de 2016   

La Legislatura rechazó el desembarco de Uber en la Ciudad

Con un amplio consenso de los legisladores, la Legislatura porteña manifestó su rechazo a cualquier actividad de transporte realice Uber debido a la falta de adecuación a las normas que rigen en la Ciudad de Buenos Aires.

La iniciativa fue propuesta en principio por el diputado Claudio Palmeyro, presidente del bloque Sindical Peronista, y obtuvo el apoyo de 50 legisladores y solamente  5 abstenciones del bloque Suma+ que anunció la presentación en un futuro de un proyecto de ley sobre el tema en cuestión.

Palmeyro aseguró que Uber "pretende funcionar pasando por arriba de los tres poderes" y actúa como si dijera "Yo soy la nueva tecnología y entonces ni me voy a inscribir en la Afip, ni voy a pagar ningún impuesto ni voy a respetar la ley". También recordó que "hubo muchos años de lucha para lograr que la totalidad de los taxistas trabajen en blanco, tengan cobertura y cumplan con sus obligaciones, como lo hace hoy la totalidad de ese gremio".

En tanto, la vicepresidente de la Comisión de Tránsito y Transporte, Cristina García De Aurteneche expresó "El sistema de transporte público que se pretende poner en marcha disimulado bajo las nuevas tecnologías es impensable. Nosotros decimos bienvenida la innovación y el desarrollo tecnológico pero que se cumpla con la Ley".

"Estamos rechazando este atropello a la normativa vigente. No estamos a favor ni de uber ni de ningún transporte público ilegal. Estamos a favor de garantizar la seguridad de los vecinos, el trabajo registrado y la legislación vigente en la materia" finalizó.

Su compañero de en el bloque del Pro, Daniel Presti aseguró que Uber "no cumple ninguna normativa vigente en la Ciudad y no encuadra en el Código de Tránsito y Transporte ni en lo establecido por el Código Civil y Comercial de la Nación".

Por su parte, el diputado del Frente para la Victoria, Carlos Tomada reprochó "la desregulación laboral y el caso de Uber es el extremo y debe servir para ponernos en alerta", e indicó que "No tiene autorización para funcionar como prestataria del servicio del transporte ni quienes realizan los viajes y pretende competir sin pagar impuestos ni contribuciones sociales y ni siquiera está inscripta en la Afip. Es una empresa internacional con gran poder de lobby que se propone operar por afuera de la legislación argentina".

Hernán Rossi de Suma+ explicó su bloque se abstuvo de votar la declaración por que "la Legislatura más que rechazar debería estudiar el fondo de la cuestión sobre este servicio para el caso de tener que legislar al respecto". Por eso anticipó que su bloque realizará prontamente la presentación  de un proyecto de ley que regule este tipo de servicios de transporte.

Los legisladores Fernando Vilardo de Autodeterminación y Libertad, Patricio del Corro del PTS y Marcelo Ramal del frente de Izquierda desaprobaron a Uber por "no invertir y explotar mano de obra", por aplicar "otra forma de precarización y tercerización laboral" y por "incentivar la explotación de los trabajadores".

Javier Gentilini del Frente Renovador entiende que "la empresa pretende prestar un servicio cercano a la remisería y arrancaron igual pese a que se les advirtió que no era legal. Aplican la ley de la selva por ser un mastodonte internacional" y le exigió al gobierno porteño que "sea contundente en el resguardo de los marcos regulatorios del transporte y haga cumplir la ley, como corresponde".

Roy Cortina del partido Socialista solicitó "avanzar en la regulación del tema como lo plantea el fallo de la justicia, entendiendo que son fenómenos de la economía global y el avance tecnológico. No alcanza con decir rechazamos esto y prohibirlo".