17 de marzo de 2016   

La Justicia ordenó al gobierno otorgarle una vacante a una beba con pocos meses de vida

La Justicia ordenó al Gobierno de la Ciudad a brindarle una vacante en un colegio público o bien proporcionarle el dinero para abonar un jardín maternal privado para la hija  de una madre sostén de hogar.

El juzgado Nº 4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la ciudad de Buenos Aires a cargo de la jueza Elena Libertatori, hizo lugar lugar a la medida cautelar presentada  por una madre con una bebé con menos de un año de vida para que su hija obtenga una vacante en un jardín maternal ya que no logró ingresar con el sistema de inscripción online.

La magistrada ordenó "al Gobierno de la Ciudad - Ministerio de Educación que, de manera inmediata y por medio de los canales que correspondan, asegure provisoriamente una vacante para el ciclo lectivo 2016 para la niña" en algún establecimiento público y "para el caso de no contar con los cupos, se le entregue el dinero necesario a efectos de abonar un Jardín maternal de educación privada, de similares características a los seleccionados".

Para dictar el fallo, la Jueza tuvo en consideración la situación social y económica de la mujer, madre de una beba con menos de un año de vida que se desempeña como empleada administrativa  y que debe destinar más de la mitad de sus ingresos al alquiler de su vivienda, sumado a que el próximo 28 de marzo expira su licencia por maternidad sin tener hasta el momento vacante de jardín maternal donde dejar a la niña.

"La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires reconoce y garantiza el derecho a un sistema educativo" que en su artículo 24 establece que "la Ciudad asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública, estatal laica y gratuita en todos los niveles y modalidades, a partir de los cuarenta y cinco días de vida". subrayó Libertatori.

"La precautoria requerida por la actora se encuentra entre las denominadas innovativas la cual reviste un carácter excepcional, toda vez que altera el estado de hecho o de derecho existente al tiempo de su dictado. Ello es así, en tanto configura un anticipo de jurisdicción favorable respecto del fallo final de la causa, lo que justifica una mayor prudencia en los recaudos que hacen a su adopción", fundamentó la magistrada en la sentencia.