12 de noviembre de 2015   

La Justicia ordenó al Gobierno porteño abrir un centro protegido para adolescentes

Tras un fallo de la Justicia, el gobierno de la ciudad debió cerrar la "Casa Púrpura" y en su lugar ya funciona un centro de contención psiquiátrica para niños y adolescentes en el predio del Hospital Alvear.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se vio obligado a rescindir el contrato con el polémico Centro Preventivo Asistencial Casa Púrpura, un hogar tercerizado para niños y jóvenes con problemas de salud mental denunciado en 2013 por graves irregularidades por la Asesoría Tutelar de Menores e Incapaces.

El fallo de la Cámara en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad obligó habilitar un organismo para jóvenes en situaciones de vulnerabilidad. El nuevo centro, funciona ahora en el predio del Hospital Alvear con la dinámica de residencia protegida, a medio camino entre la internación psiquiátrica y la autonomía. Al momento se encuentran alojados 17 jóvenes provenientes de la Casa Púrpura.

Clarisa Adem, secretaria letrada de la Asesoría Tutelar ante el fuero Contencioso, Administrativo y Tributario expresó "Lo novedoso de esta sentencia es que por primera vez un juez dictamina teniendo en cuenta los derechos y tratamientos. Contempla la perspectiva la nueva ley de salud mental en materia de derechos humanos y criterios de protección integral de la infancia. Hasta ahora sólo se habían pronunciado respecto a cuestiones edilicias"

La letrada hizo referencia a las denuncias propias que realizaron en repetidas oportunidades y de ex trabajadores que cumplieron tareas en la institución y efectuaron denuncias penales acerca de lo que ocurría ahí adentro.

"Por un lado están esas causas penales, que son las más difíciles y por otro el juicio para que el gobierno rescindiera el vínculo con esta sociedad anónima, deje de pagarle y que les brinden un lugar adecuado a los chicos que residían ahí" explicó Adem.

También añadió que "Para llegar a esta instancia se hicieron varias mesas de trabajo, con el gobierno de la Ciudad, con gente de salud mental, con el consejo de los derechos del niño, con los defensores de menores que los chicos tienen por disposición judicial para buscar alternativas. No hubo acuerdo. Entonces el juez resolvió un sistema de vigilancia en la institución para que no sigan pasando atrocidades".

Con el cumplimiento de la sentencia dictada por la Cámara, el Gobierno de la Ciudad habilitó la segunda Residencia Protegida a Medio Camino para jóvenes, pública y mixta, que cuenta con 19 plazas y depende de la Dirección General de Salud.

Este tipo de Hogares brindan cierta independencia de los jóvenes con trastornos mentales, quienes trabajan, estudian y a la vez tienen sus tratamientos psiquiátricos. Este tipo de organismos propone la nueva ley de salud mental, con una mirada ajena a los institutos de salud mental denominados manicomios.

Para finalizar, Clarisa Adem subrayó "Fue una batalla judicial importante. El juez dijo menos de esto para los chicos no y adoptó todos los criterios mencionados en la nueva ley. Obliga que se cumplan, ya no se acepta cualquier efector ni cualquier lugar para alojar a los chicos".