8 de noviembre de 2015   

Es infracción pintar sin autorización el cordón de amarillo

La Legislatura modificó el Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires estableciéndose como un infractor a quien pinte el cordón de amarillo, el infractor deberá asumir los costos de su remoción.

En la sesión del pasado jueves, la Legislatura porteña realizó modificaciones en el Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires estableciendo como infractor a quién pinte el cordón de la vereda sin autorización oficial.

La nueva normativa expresa "Sólo el Gobierno de la Ciudad puede ordenar el pintado de cordones, mediante el dictado del acto administrativo correspondiente. El pintado de los mismos sin esa autorización constituye una infracción sancionada de acuerdo al Régimen de Faltas de la Ciudad, sin perjuicio de la asunción de los costos que demande su remoción por parte o a costa del infractor o de quien deba responder por él".

También establece "cuando no lo hubieran denunciado fehacientemente con anterioridad a la imputación de esa falta, el o los propietarios de la parcela frentista son solidariamente responsables con el infractor por la adulteración de las condiciones del segmento de cordón que abarca hasta el ancho de la misma".

El autor de la iniciativa, el diputado Claudio Palmeyro (Sindical Peronista), habla de un "festival del cordón amarillo" dada la cantidad de cordones pintados que se evidencia en la Ciudad, que "trae consecuencia disvaliosa el menosprecio del significado de las señales del tránsito y la afectación del principio de legalidad que acompaña a toda aplicación del derecho al no poder, el usuario de la vía pública, atribuirle al cordón amarillo el significado prohibitivo de estacionamiento que la ley le concede a esa señal, por desconocer su legitimidad ante semejante adulteración" fundamenta el legislador.

La modificación a la Ley Nº 2148 del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires presentada por Peyrano que también se desarrolla como Presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte, y fue sancionada con 49 votos.