3 de agosto de 2015   

Emotiva  despedida para los Tigres Blancos de Zoo porteño

Lupita, Sol y Erwan son trillizos de Tigre Blanco nacidos en el Zoo de la ciudad en enero del año pasado, especialistas del parque junto a los chicos que se encontraban en el predio le brindaron hoy una emotiva despedida.

Tienen poquito más de 18 meses, aunque su tamaño sea el  de un adulto, son Lupita, Sol y Erwan, trillizos de Tigres Blanco o de Bengala que nacieron en el Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires el 16 de enero del año pasado.

Hoy, especialistas en nutrición y enriquecimiento del Zoo junto con varios niños que paseaban en el parque le brindaron una gran despedida, le obsequiaron unas lindas cajas vestidas con papel de llamativos colores y su respectivo moño, adentro, unos deliciosos bocadillos para los agasajados.

Ni bien los cachorros se hicieron de los presentes,  hicieron uso de su desarrollado olfato y no tardaron en dilucidar su contenido, así fue que rápidamente abrieron los regalos y deglutieron el manjar que los esperaba dentro. Los chicos observaron fascinados a los cachorros combatían jugueteando por los premios.

Los Tigres Blancos serán trasladados a otros centros que aún no están definidos, Belén Lubari, educadora ambiental del Zoo explico que, "como están comenzando la edad reproductiva, es necesario trasladarlos para evitar que se reproduzcan entre ellos". y añadió "estamos buscando el mejor lugar, necesitan un recinto amplio donde poder correr y lugares para esconderse".

Sobre los motivos del traslado señaló "la etapa reproductiva empieza a los dos años, y como son ejemplares que nacieron en cautiverio, lo que hay que tener en cuenta es no se reproduzcan entre familiares. Por eso se busca conseguir una pareja que este alejada genéticamente de ellos".

Belén también nos habló de los sentimientos que le generan cada uno de los animales del zoo, "Saber que se van es una alegría enorme porque es una etapa finalizada. Los empleados del Zoo nos encariñamos mucho con cada uno de los animales, son parte de nuestra familia, por eso nos genera una mezcla de sentimientos entre nostalgia y alegría".


Lupita, Sol y Erwan cuando apenas tenían meses de vida