28  de abril de 2015   

El Gobierno de la Ciudad estaba notificado del taller clandestino

El Legislador Gustavo Vera de Bien Común y titular de la ONG La Alameda, denunció en septiembre de 2014 ante PROTEX por 30 talleres textiles esclavistas de la Ciudad, entre ellos,  el taller donde murieron los 2 menores.

Dos menores murieron en un taller clandestino ubicado en la calle Páez al 2700 del barrio de Flores a causa de un incendio producido por un escape de gas. El mismo había sido denunciado por vecinos y organizaciones, pero el gobierno de la ciudad nunca se hizo presente.

El Legislador de "Bien Común" y titular de La Alameda, Gustavo Vera reveló "La Justicia y el gobierno de la Ciudad estaban anoticiados hace por lo menos 7 meses. El 24 de septiembre de 2014 nosotros presentamos una denuncia sobre seis talleres clandestinos. Uno era este", al mismo tiempo que señaló que fue una "crónica de una tragedia perfectamente evitable", ya que tanto la justicia como el gobierno porteño estaban notificados.

Vera cuenta que el año pasado se hizo una denuncia ante el Protex (Procuraduría de Trata y Explotación de Personas) por 30 talleres textiles esclavistas de la Ciudad de Buenos Aires, 4 de ellos se encuentran en la misma cuadra que el de Páez 2796.

La Procuraduría de Trata y Explotación de Personas a cargo de Marcelo Colombo presentó el pedido de informes a la Subsecretaría de Trabajo porteña, a cargo de Ezequiel Sabor, como respuesta, la semana pasada llegó un oficio del Gobierno de la Ciudad comunicando que no había antecedentes de los talleres denunciados, pasado a limpio significa que, no hubo inspecciones y si las hubo, no se hallaron irregularidades.

Recordemos que el hecho ocurrio en las primeras horas del lunes, un escape provocó un incendio en el taller clandestino que preparaba ropa para los negocios de la calle Avellaneda. Debido a que la casa estaba completamente enrejada y tapiada, dos niños, de 7 y 10 años respectivamente, no pudieron huir del lugar.

Para finalizar Vera aseguró que "Los inspectores de la Ciudad son los que van a tener que dar explicaciones. Si no estuviera denunciado, de cualquier manera los vecinos se habían comunicado reiteradamente con el gobierno de la Ciudad y la comisaría manifestando su preocupación por estos talleres".

En diálogo con Tiempo Argentino, el Ing. Edgardo Castro, el inspector del Gobierno de la Ciudad que pidió la clausura de Iron Mountain en 2008 y cree este tipo de hechos "no son un caso aislado si no un modus operandi", y consideró "era obvio que este taller no cumplía con las normas de seguridad", hace mucho tiempo que vengo  denunciando "todos estos actos cotidianos de incapacidad, ineficiencia, impunidad y corrupción de los funcionarios".

Castro agrego "El gobierno porteño protege permanentemente a los talleres clandestinos", y detalló "El director general de Protección del Trabajo, Fernando Macchi, en vez de proteger a los trabajadores, protege a los empleadores de estos talleres clandestinos y los pone en alerta. Cuando le llega una actuación de algún inspector porque se descubre un taller clandestino, en lugar de fiscalizar para clausurarlo, Macchi notifica por escrito al empresario de que hay una denuncia en su contra. Así, le avisa que lo pueden clausurar. Ya avisado, el empresario toma los recaudos necesarios para evitar una próxima inspección porque, cuando llegan inspectores con poder de clausura, o no les abren o directamente los sacan corriendo, porque se sienten poderosos, amparados, protegidos por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires".

Un vecino de la calle Páez al 2700 asegura que "los talleres ilegales en la zona son muy comunes" y conto que en su cuadra "paran camiones y de noche bajan contenedores enteros llenos de mercadería, durante la madrugada se escucha el ruido de las máquinas de coser, se ven los carritos por la vereda cargando y descargando la mercadería y trabajan todo el día, no paran nunca".

Esta mañana en conferencia de prensa, el jefe de Gabinete Nacional, Aníbal Fernández, fue muy duro con el Gobierno de la Ciudad, consideró que hubo “desidia, falta de control y falta de interés en el ejercicio del control del poder de policía”.

También estuvo muy crítico de algunos medios y afirmó: “Yo me pregunto y le pregunto [a los medios] por qué no hablan de los pibitos que murieron en un taller clandestino y que la ONG La Alameda lo había denunciado con tiempo y que nadie se hace cargo de esta terrible situación”.

Fernández recordó que “desde el 13 de abril de 1869, en una causa que se llama Bonorino en representación de Plaza de Toros, dice la Corte Suprema de Justicia de la Nación que es un hecho y un principio de derecho constitucional que el poder de policía local pertenece a los gobiernos locales; repito, en el año 1869…”.

El Jefe de Gabinete responsabilizó al Gobierno de Mauricio Macri, “Esto que ha ocurrido, esta tragedia, habla de la desidia y la falta de controles, de la falta de interés en el ejercicio del control del poder de policía por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires..."

Para finalizar el jefe de ministros hizo referencia a varios hechos donde la falta u omisión de control hizo que terminaran en tragedia, “lo mismo ocurrió con Iron Mountain con la tragedia de bomberos voluntarios muertos y lo mismo ocurrió con el boliche Beara. ¿Cuántas cosas tienen que pasar para que se pongan la ropa de gobernantes serios y que lleven adelante el servicio de poder de policía para cuidar la vida de las personas?”.