31  de marzo de 2015   

Policía de la Metropolitana a Juicio por homicidio

El agente de la Policía Metropolitana Enzo Fabián Álvarez acusado de asesinar a Bruno Pappa de 25 años en el barrio de Chacarita será enjuiciado por homicidio.

El hecho ocurrió  el 8 de septiembre de 2011, el joven Bruno Pappa de 25 años, habitante del asentamiento La Fraga ubicado en la calle Fraga al 900 en el Barrio de Chacarita, circulaba en bicicleta por la calle Lemos, provenía de efectuar un robo en un comercio de la zona y tenía un arma de juguete.

Pappa se cruza con Enzo Álvarez, agente de la Policía Metropolitana que circulaba a pie de civil rumbo a su lugar de trabajo en la intersección de las calles Leiva y Lemos. Pappa bajó de la bicicleta y le robo el bolso, el agente reaccionó, a la voz de "alto" lo corrió y disparó con su arma, hasta que con la ayuda de dos personas logró tirarlo al suelo y reducirlo.

Alertado por los vecinos, se acerco a la escena un oficial de la Policía Federal, “No te apures que ya es boleta”, le dijo Álvarez al oficial, Bruno Pappa ya se encontraba en el suelo, el agente Enzo Álavarez le había disparado en la frente a menos de 50 centímetros de distancia provocándole la muerte instantánea.

El Fiscal a cargo de la Fiscalía de Instrucción Nº 49 Horacio Azzolin, solicitó que la causa por el crimen de Bruno Pappa sea elevado a juicio oral, luego de desestimar el relato de la defensa, tratando de instalar la versión de "enfrentamiento" alegando que el disparo ocurrió en un momento de forcejeo en el piso entre Álavarez y Pappa. El fiscal deshecho esta estrategia y descartó que haya actuado en “legítima defensa” porque el policía de la Metropolitana había declarado ante el juez que dos personas lo habían ayudado a reducir al joven. También otros dos testigos declararon que la víctima en el piso no representaba ningún peligro para el agente que gatilló.

Azzolin procesó al policía por “homicidio simple”. “Cabe concluir que Álvarez conoció y quiso el resultado fatal que devendría de su accionar”, detalla el fallo. Para el fiscal, el agente tenía plena conciencia de lo que estaba haciendo por su “entrenamiento y la capacitación en el manejo de las armas de fuego que tenía por su calidad de policía”.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°22, integrado por los jueces Sergio Paduzack, Gabriel Nardiello y Patricia Cusmanich, será quien deba determinar, en base a la declaración de testigos y pruebas que se presenten en el debate oral y público, si cabe reprocharle responsabilidad penal a Álvarez por el homicidio de Pappa. En el juicio, interviene el fiscal general Marcelo Martínez Burgos y la Procuvin.

Beatriz, madrastra del joven declaró “Estamos esperando que nos den la fecha del juicio. Por suerte estamos acompañados por organizaciones que llevan causas de gatillo fácil, porque lo de Bruno fue eso, una muerte por gatillo fácil”.

El día que mataron a Pappa, los vecinos de La Fraga repudieron el hecho y apedrearon la sede de la Policía Metropolitana ubicada en Guzmán y Jorge Newbery, fueron reprimidos con balas de goma y gas pimienta.

El superintendente de Seguridad Comunitaria de la Metropolitana, Ricardo Pedace, justificó al policía Enzo Álvarez, alegando que “se defendió” y que para darse cuenta que la replica del arma era plástica “había que tener un conocimiento muy acabado de la parte balística y de armamentismo”.

Cabe recordar que no es el único hecho de supuesto gatillo fácil que involucra a oficiales de la Policía Metropolitana, un mes antes, un agente de la Metropolitana de civil mató en un colectivo a dos supuestos asaltantes desarmados,  también otro efectivo de la fuerza de la Ciudad, con su arma reglamentaria, había matado a su vecino en la zona sur del Gran Buenos Aires.