21  de enero de 2015   

Otra vez se suspendió a apertura del Mercado Central en Colegiales

Estaba previsto que fuera entre el viernes 9 el lunes 12 de enero pero, por una acción de amparo presentado por vecinos y comerciantes, se suspendió la apertura de la sucursal del Mercado Central de Colegiales.

El dirigente político y empresario Alberto Samid destacó en declaraciones periodísticas que, con una acción de amparo impuesta este lunes por los “comerciantes disfrazados de vecinos”, los verdaderos vecinos seguirán sin poder aprovechar los precios del Mercado Central, que son hasta un 30 por ciento más bajos que los valores que se encuentran en los comercios de la zona”.

“El Rey de la Carne detalló que la justicia hizo lugar a un recurso de amparo presentado por comerciantes y vecinos para frenar la apertura del establecimiento pero, añadió, “ya hicimos una nueva presentación para dejar sin efecto esa medida”.

La Justicia porteña le ordenó al Gobierno de la Ciudad que no le otorgue la habilitación ni el certificado de aptitud ambiental, hasta tanto la Legislatura resuelva en segunda lectura un proyecto para rezonificar el predio como Urbanización Parque.

La cautelar fue dictada por la titular del juzgado de feria N° 2 en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, Andrea Danas, a raíz de una acción de amparo presentada por los vecinos.

La iniciativa fue aprobada en primera lectura, pero aún debe ser debatida en audiencia pública y ser tratada en el recinto en segunda lectura. Este proceso podría demorar meses, porque la Legislatura recién retomará las sesiones en marzo. Si el proyecto se convierte en ley, no se podrá habilitar el mercado.

En noviembre, el barrio porteño de Colegiales había sido empapelado con carteles sin firmar en contra de la instalación de una sede del Mercado Central en un predio ferroviario. En voz baja, otros habitantes de la zona esperaban ansiosos que la apertura se concrete para poder comprar a precios más accesibles, en comparación con los que ofrecen los comercios del barrio.

Las obras de la nueva sede del Mercado Central en Colegiales habían sido clausuradas a principio de ese mes por la Agencia de Protección Ambiental (APRA), sin embargo, durante la última semana de noviembre la construcción del centro mayorista fue retomada a toda marcha, y con ella no tardó en reavivarse la polémica: competencia desleal o cuidado del bolsillo, son las dos opciones que dividen a los vecinos del barrio porteño.

En ese momento Colegiales amaneció empapelado con un cartel que no lleva firma rechazando la llegada del presidente del Mercado Central, Alberto Samid. “Ya sabemos quien viene al barrio con sus amigos estafadores”, dice el cartel, que lleva la foto del “Rey de la carne”.

Vecinos, ¡reaccionen! No se pueden dejar engañar, los Precios Cuidados son puro cuento. Esto es otro negocio mentiroso. Basta de atropellos”, sigue la proclama de los opositores a la instalación del centro mayorista, en cuyo grupo habría vecinos y comerciantes del barrio.

Los opositores a Samid aducen que en Colegiales ya existen tres ferias itinerantes, y que por eso no haría falta la apertura de una sede del Central en el lugar. También justifican su rechazo en el hecho de que el empresario “no pagará impuestos, alquiler o ABL, lo que constituye una competencia desleal para los comerciantes” del barrio.

Pero las aguas están divididas. Otros vecinos, quizás sin hacer tanto ruido, esperan impacientes la apertura de este nuevo centro mayorista, con la esperanza de que conseguirán mejores precios para poder llenar el changuito de las compras con productos frescos.

“Algunos comercios están haciendo mucho lobby para impedir la llegada del Central porque tienen miedo de quedarse sin clientes. Para nosotros, la apertura de ese mercado significaría la posibilidad de acceder a mejores precios”, declararon a medios periodísticos habitantes de Colegiales. “La gente va a comprar donde esté más barato, y con eso se terminarán los abusos de algunos comercios de la zona”, agregaron.

Hace un tiempo, en medio de las clausuras y habilitaciones reiteradas, Samid apuntó contra la administración macrista y consideró que hay una mayoría cipaya que se encarga de poner palos en la rueda” para que no prospere el proyecto que apunta a beneficiar a los consumidores con una oferta de precios más bajos.

“Los mismos precios del Mercado Central los llevo al barrio, pero no me lo habilitan; prefieren que venga Walmart así nos rompe la cabeza, no les importa pagar más”, se quejó en declaraciones radiales.

Además remarcó que a pesar de que a la gente “no le alcanza la plata y en la calle hay una recesión total”, ponen “trabas por todos lados” para impedir el desembarco de un supermercado que apunta a “facilitarles las cosas” a los consumidores.

Las obras, que no se detienen, se están realizando en un terreno desafectado del uso ferroviario ubicado entre las calles Jorge Newbery, Olleros y Cramer (Cramer N° 475) de cerca 3000 m2., habían sido clausuradas en reiteradas oportunidades por diversas ilegalidades, entre ellas, iniciar los trabajos constructivos sin permiso de obra.