7  de marzo de 2014

Alejandro Amor asumió como Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires

Acompañado por más de mil personas, el flamante Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor, encabezó un acto en la Manzana de las Luces brindó un discurso muy fuerte, basado en el pasado de la institución (llegó a hablar de ñoquis) y en un futuro de trabajo, con la apertura de varias sedes y la incorporación de sedes en las comunas.

Alejandro Amor asumió el codiciado cargo como Defensor del Pueblo porteño en un acto al aire libre en el histórico Patio de la Procuraduría de La Manzana de las Luces, ubicada en Perú 222.

Se pudo ver sentados en las primeras filas a los gremialistas Amadeo Genta (Municipales), Hugo Moyano (Camioneros), Gerónimo Venegas (Trabajadores Rurales) y Julio Piumato (Judiciales). Arriba, en el escenario, participaron del acto los Defensores adjuntos María América González, José Palmiotti, “La Negra” (así fue presentada por Amor) Lidia Saya, Claudio Presman y Oscar Zago. Estuvieron los ex Defensores Alicia Pierini, Alicia Oliveira y Antonio Cartañá. Del macrismo, se vio a los ministros de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín y de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera. Entre los diputados de la Ciudad, estuvo presente Cristina García, de Confianza Pública.

Se leyó una carta del Cardenal Mario Poli y asistió el Presidente de la Pastoral Social porteña, Carlos Accaputo.

Los puntos más salientes del discurso de Amor fueron los siguientes:

“La Defensoría es una casa con compromiso social”. “Austeridad y respeto por las personas. Así será la nueva Defensoría”. “Resolveremos los problemas de manera objetiva”. “La Defensoría es neutral. Es un organismo de la Ciudad”. “Estaremos presentes en cada Comuna de la Ciudad”. “Tenemos compromiso social con los vecinos” “Voy a provocar que todos hagan lo que sientan”. “Hay que dar la cara a la sociedad. Hay que dar debate”. “Tendremos una oficina en la Terminal de Retiro”. “A partir de este momento, no habrá más ñoquis”.

 

 

volver