20  de noviembre de 2013

Ritondo y Santilli contra la violencia en las escuelas

Ambos funcionarios coincidieron en que para romper la cadena de burlas, discriminaciones, exclusiones, golpes y expresiones denigrantes del ‘bullying’ hay que explicarles a todos los estamentos de la institución educativa la gravedad de las consecuencias para la víctima a nivel de su escolaridad y los trastornos en su desarrollo emocional.

El Vicepresidente Primero de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Diputado Cristian Ritondo, y el ministro de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, participaron esta tarde del Programa “La Legislatura y la Escuela” en una sesión junto a estudiantes del Colegio San Jorge, que manifestaron su preocupación frente a los casos de violencia y hostigamiento escolar con propuestas de soluciones.

En primer lugar, Ritondo señaló que “es de gran importancia generar estos espacios de debate sobre problemas que nos atañen a todos como es el ‘bullying’. Para combatirlo es fundamental el acompañamiento de los padres y de los profesores”, aunque aclaró que “no es un problema que atañe sólo a los papás, los profesores o los estudiantes, sino a todos y también a nosotros como representantes de los vecinos de la Ciudad”.

Además, instó a los chicos a ayudarse entre sí frente a esta problemática: “La responsabilidad comienza con el respeto entre ustedes y, a partir de ahí, hacer reflexionar a quien esté actuando mal hacía un compañero”.

Ambos funcionarios coincidieron en que para romper la cadena de burlas, discriminaciones, exclusiones, golpes y expresiones denigrantes del ‘bullying’ hay que explicarles a todos los estamentos de la institución educativa la gravedad de las consecuencias para la víctima a nivel de su escolaridad y los trastornos en su desarrollo emocional.

Finalmente, Ritondo sostuvo que “vivir la violencia en las escuelas tiene consecuencias desagradables para quien la ejerce y para quien la recibe. Por eso es muy importante tener un diálogo fluido entre padres e hijos, con un control integral en el aula por parte del profesor, ya que el compromiso sobre los alumnos es fundamental para evitar este tipo de problemática, al igual que los encuentros y talleres de prevención en las escuelas y charlas para padres y docentes”.

 

volver