8 de octubre de 2013

Repudio por acto vandálico en la Parroquia San Ignacio

El Cuerpo parlamentario expresó su repudio ante los hechos de público conocimiento en el que fueron profanadas las instalaciones del templo religioso más antiguo de la Ciudad.

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó una declaración de repudio hacia los hechos de vandalismo e intolerancia religiosa contra la Parroquia de San Ignacio de Loyola, del barrio porteño de Montserrat, ocurridos el 25 de septiembre último, mientras alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires mantenían tomadas las instalaciones vecinas a la Parroquia.

En los fundamentos de la iniciativa impulsada por la Diputada Raquel Herrero (PRO) y aprobada por el Cuerpo parlamentario, con la abstención de la Diputada María Rachid (FpV), se destaca que “En la mañana del 25 de septiembre de 2013 sufrió hechos de vandalismo anárquico. Fueron pintadas las paredes de la fachada y los pisos interiores de la parroquia, sus bancos de madera tallada fueron prendidos fuego e inclusive el atril y la silla del párroco fueron incendiadas y arrojados contra los demás bancos. Estos hechos de profanación no sólo atentan contra la parroquia o la religión, sino contra toda la institución republicana que representa nuestro país y que así expresa nuestra Constitución Nacional”.

Además agregan que “Independientemente de quiénes y por qué perpetraron estos hechos de profanación, inaceptables en un país democrático, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires no puede dejar de expresar su repudio ante estos sucesos” que no condicen con el estilo democrático donde prima la diversidad de pensamientos.

La parroquia de San Ignacio es una iglesia católica ubicada en el barrio porteño de Montserrat, precisamente en el solar delimitado por las actuales calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno y linda con el Colegio Nacional de Buenos Aires. Fue construida, en adobe con techos de junco, método constructivo empleado en la primitiva Buenos Aires al no existir en la zona ni madera ni piedra, por los jesuitas en el año 1675 y es la iglesia más antigua que se conserva en la Ciudad de Buenos Aires, formando parte de lo que se conoce como “La Manzana de las Luces”. Además fue declarada Monumento Histórico en 1942.

 

 

volver