24 de julio de 2013

Historia:
Garay, un antepasado del Che y el Palacio Legislativo

Situado en la esquina de Diagonal Sur e Hipólito Yrigoyen, el terreno sobre el que se levanta el edificio Anexo de la Legislatura porteña, fue propiedad en el año 1580 de un criollo paraguayo compañero del fundador Juan de Garay y a mediados del siglo XVII de un antepasado de Ernesto Guevara Lynch.

El terreno del edificio Anexo a la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que se encuentra en la esquina de Diagonal Sur e Hipólito Yrigoyen tiene una larga y muy rica historia.

En el año 1580 el terreno lindero al Cabildo, calle en medio, fue asignado por Juan de Garay a Luis Álvarez Gaytán, un mancebo de la tierra que lo acompañó en la fundación de la Ciudad de la Trinidad.

Nacido en Asunción del Paraguay, el agraciado propietario era hijo de Francisco Álvarez Gaytán, oriundo de Montalbán, Zaragoza - España; y de María, miembro de una comunidad originaria, de allí que era mestizo o natural, es decir nacido en América no totalmente indígena, llamado también mancebo de la tierra.

Había llegado a lo que sería Buenos Aires con su mujer, Ana de Somoza, y su hijo, Francisco. Tan importante fue la colaboración que había prestado a Garay que éste no sólo le adjudicó las suertes de chacras más próximas al poblado sino que además -según el privilegio del fundador de designar a las primeras autoridades- fue de los escogidos para integrar el primer Cabildo en el cargo de Regidor, cuando la mayoría de los primeros cabildantes fueron peninsulares y no criollos.

Álvarez Gaytán murió en 1621a los 76 años de edad, muy avanzada para su tiempo. Francisco, su hijo, fue Alcalde de la ciudad y dejó una numerosa descendencia.

El terreno luego pasó a ser propiedad de Gregoria de Silveyra y Gouvea, hija única y heredera del capitán portugués Antonio de Gouvea y Silveyra y de Isabel de Melo Báez de Alpoin. Casada primeramente con el general Amador Roxas Acevedo, su vínculo marital se anuló por vicios de consentimiento luego de un pleito escandaloso y de una puñalada que, don Amador le aplicó a su consorte sospechada - falsamente al parecer - de infidelidad amorosa. Gregoria, en 1670 se casó con el hidalgo portugués Gaspar de Freyre y Rosa que falleció dos años después.

Parece ser que el duelo fue breve porque poco más tarde, en 1673 la viuda rica decidió casarse con Miguel Riglos Bastida, 22 años menor que ella, quien había nacido en 1649 en Tudela, un pueblito de Navarra próximo a Pamplona - España - situado en la región de sus ancestros que según se presume descendían de la Casa de Ayala o del Conde Vela, en el Siglo X.

Miguel llegó del puerto gaditano de San Lúcar de Barrameda a Buenos Aires el 14 de setiembre de 1669 con un contingente de soldados que debían reforzar la dotación del Presidio o Fuerte de la ciudad que por entonces apenas tenía 4.000 habitantes. Y sin duda, el joven que curiosamente firmaba “Riblos”, quiso salir pronto de pobre y lo logró porque Gregoria falleció el 30 de julio de 1707 sin haberle dejado descendencia pero, eso sí una gran fortuna en propiedades tanto en la zona urbana como rural, con estancias en Luján y Areco.

De esta manera, el terreno donde hoy se levanta el edificio Anexo de la Legislatura, por espacio de tres centurias -con una temporaria interrupción - fue patrimonio de una sola familia.

Luego el solar pasó a ser propiedad de un yerno de Riglos, Nicolás de la Quintana; después de Domingo Alonso de Lajarrota, yerno de De la Quintana, y después de Agustín Casimiro de Aguirre, yerno de Lajarrota. Transcurrida la segunda mitad del siglo XVIII, los Aguirre instalaron allí su alojamiento familiar, el mismo sobre el cual en el año 1880 Manuel Alejandro Aguirre, hizo construir su “casa de la calle Bolívar” a cuyos hijos, nieto, bisnieta y tataranietos Aguirre perteneció hasta 1938 en que la Municipalidad porteña lo compró a los condóminos Aguirre Lynch, antepasados de Ernesto Guevara Lynch (1928-1967).

Precisamente, el médico argentino apodado el “Che” que fue héroe de la revolución cubana en 1959, descendía de María Isabel Zavaleta Riglos (1795-1883) casada en el año 1813 con Patricio José Julián Lynch Roo (1789-1881), su bisabuelo, considerado en esa época como el hombre más rico de Sudamérica.

 

 

volver