8 de junio de 2013

La dirigencia de Proyecto Sur claudicó y reedita la Alianza

Un grupo de dirigentes intermedios de Proyecto Sur y aliados, manifestó su desacuerdo con la actitud tomada por Fernando “Pino” Solanas de avanzar en un acuerdo electoral con Elisa Carrió y la UCR.

“El acuerdo cerrado entre Pino Solanas, Carrió, Libres del Sur y la UCR para competir en las PASO confirma lo que denunciamos el 29 de mayo, día en que decidimos alejarnos de Proyecto Sur junto con un importante número de compañeros: se está re-editando la “Alianza” de 1997, y para ello toda la dirigencia de Proyecto Sur bajó las banderas de un proyecto Emancipador a costa del electoralismo más rancio de la vieja política”.

Continúa el comunicado difundido por este grupo: “La incorporación de la UCR al frente es la contradicción más evidente -luego de la incorporación de Carrió- ya que Proyecto Sur se construyó discursivamente en contra del bipartidismo (PJ y UCR) denunciándolos como los responsables de la destrucción y el saqueo que nuestro país viene sufriendo desde la última dictadura. Esa posición fue explícita en el Congreso del partido Proyecto Sur de diciembre de 2012: ‘El amontonamiento de partidos sólo unidos por su condición de opositores o por cálculos electorales, tampoco es la solución. El país ya vivió en los años noventa, el fracaso de la Alianza (UCR-Frente Gran de) y sólo un acuerdo programático y político debatido y acordado públicamente, puede encender la esperanza’. ¿No se acuerdan de la Alianza? Gobernó con el modelo neoliberal y dejó 34 muertos, la que trajo de vuelta a Cavallo, aumentó un tercio la deuda externa, compraban senadores con la Banelco. Pero más cercano en el tiempo, ¿se acuerdan que la UCR cerró un acuerdo con De Narváez? Pino Solanas decía ‘La alianza de Alfonsín con de Narváez, llevar de vice a González Fraga, todo eso ha marcado un giro, a muchos les ha sorprendido, nunca imaginé que llegaran a tanto’.”

Concluye el comunicado diciendo: “Reafirmamos que no se combaten los problemas estructurales de nuestro país -hambre, desindustrialización, deuda externa, monocultivo, transporte público, depredación de los recursos naturales, etc- con sectores políticos que responden a los mismos intereses que los generaron, y que fueron garantes de que esos problemas se reproduzcan hasta el día de hoy. El camino es con los trabajadores, con los que luchan día a día por un país mejor. En ese sentido debe construirse un espacio exprese la defensa de las causas originales de proyecto sur, con una coherencia política inquebrantable, fuera de toda negociación oscura con fuerzas que sólo representan lo peor de nuestro pasado político”.

 

 

volver