24 de enero de 2013

Tránsito
La curva de la muerte

El ramal del ex ferrocarril Mitre que une Retiro con José León Suárez y Mitre, fue siempre motivo de preocupación por parte de los vecinos de Palermo y Colegiales. Esa especial circunstancia ha hecho que el número de víctimas muertas por las formaciones a través del tiempo fueran más que preocupantes. Y esa preocupación se vio plasmada en innumerables iniciativas vecinales, habida cuenta que el desarrollo inmobiliario contribuyó a un significativo crecimiento del número de los habitantes de la zona, con el consecuente incremento de los riesgos de accidentes.

Del trazado ferroviario sobresale un cruce a nivel, que tal vez haya sido el de mayor ocurrencia de accidentes fatales. Es el de la calle Dorrego y su esquina con Zapata, poco tiempo atrás habilitado, a metros de la estación Ministro Carranza.

Allí el cruce cuenta con una tenue señal sonora como único medio de señalización de la cercanía del paso de un tren, que en cualquiera de las dos direcciones debiera hacerlo a escasa velocidad, por su ingreso o salida de la estación, lo cual no ha sido obstáculo para la ocurrencia de accidentes.

Pareciera que el Gobierno de la Ciudad ha implementado las medidas para la construcción de un puente peatonal, con el cual se pondría fin a la serie de muertes ocasionadas y se daría por atendido el clamor vecinal reclamando la seguridad que el barrio se merece.

 

 

volver