21 de Septiembre de 2011

EL CIERRE DE LA CONFITERÍA RICHMOND
 

La noticia del cierre definitivo de la confitería Richmond, como era de esperar, no fue fácilmente digerida por los porteños. Desde que se anunció que la tradicional cafetería de la calle Florida se transformaría en un Nike Store, distintas personas de los más diversos ámbitos se movilizaron y a la vez se expresaron para impedir que se destruyera el edificio.

La Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, informa que por su parte, acompañó las diferentes iniciativas presentadas en la Legislatura Porteña y colaboró en la elaboración de los amparos a los que luego la justicia dio lugar. Además se organizaron abrazos, movidas culturales, y se llevan juntadas más de tres mil firmas para que se preserve semejante símbolo cultural.

La Licenciada Mónica Capano, Secretaria General de la CPPHC, cuestionó el proceder previo a la activación del conflicto, al revelar que todo lo concerniente a la puesta en marcha de la venta del inmueble “se hizo entre gallos y medianoche”.

“Desmantelaron la confitería por sorpresa y lo más grave es que rompieron las cámaras de seguridad para que el irregular proceder no fuera registrado”, prosiguió.

Al desenlace detallado, continuó, le antecedieron “varios días en los que se produjo como una especie de proceso de vaciamiento de lugar, ya que la zona de billares y toda en general estaba llena de goteras, los baños en mal estado y la atención al público se había deteriorado claramente”.

“Toda propiedad privada tiene sus restricciones, y vaya si la Richmond las tiene, porque allí se sentó Borges y se fundó el grupo Florida, entre otras muchas situaciones célebres de ese tipo”, terminó diciendo.

En lo que refiere a los amparos presentados ante la justicia cabe mencionar que el juez en lo Contencioso, Administrativo y Tributario porteño, Fernando Lima, ordenó a los dueños de la confitería que se abstengan de realizar cualquier modificación en el lugar, para conservar su patrimonio arquitectónico y mobiliario.


 

 

volver