13 de Septiembre de 2011

LA DEFENSORIA DEL PUEBLO DE LA CIUDAD RECLAMA LA REGLAMENTACIÓN DE LA LEY DE TALLES
 

La Defensoría del Pueblo instó al Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, que se asignen las instrucciones precisas y urgentes a la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad Buenos Aires para que proceda a reglamentar la Ley de Talles.

La norma, sancionada por la Legislatura en enero de 2010, tiene por objeto garantizar un mínimo de ocho talles en los establecimientos comerciales cuya actividad sea la venta, fabricación o provisión de indumentaria, obligándolos a producir o importar indumentaria en concordancia con los talles dispuestos, bajo apercibimiento de aplicarse sanciones de multa y/ o clausura.

En la Ley de Talles, Nº 3330, quedó supeditada su entrada en vigencia a partir de los 180 días de su reglamentación, sin que se le haya fijado plazo alguno al Ejecutivo local para que ejecute dicha reglamentación. Por ello, la Defensoría señaló que se observa una excesiva dilación y ostensible demora en el trámite reglamentario, dado que el plazo caducó a mediados del año 2010.

Asimismo, en la presentación de la Defensoría se manifestó que: “De este modo, no sólo se está vulnerando el efectivo ejercicio de los derechos contenidos en la Ley, sino que además se desdibuja la función del órgano legislativo de la Ciudad como representante de la voluntad popular, deteriorando la calidad institucional”.

En el marco de la protección de los derechos de los consumidores, las disposiciones de la norma procuran evitar que se susciten situaciones de discriminación por la condición o aspecto físico de las personas.

Por otro lado, tampoco puede soslayarse que la regulación propuesta se conecta directamente con el derecho humano a un nivel de vida adecuado, que incluye, entre otros, el acceso a vestimenta.

 

volver