Los hospitales de la Ciudad realizarán una jornada de detección de glaucoma

En el marco de la Semana Mundial del Glaucoma, hospitales de la Ciudad realizarán el viernes 16 de marzo una jornada de detección del glaucoma, la principal causa de ceguera no reversible en todo el mundo.

El glaucoma es la primera causa de ceguera prevenible e irreversible en nuestro país y en el mundo, se trata de una enfermedad ocular degenerativa que deteriora la vista paulatinamente sin presentar síntomas.

El próximo viernes 16 de marzo, en el marco de la Semana Mundial del Glaucoma, se llevará a cabo una jornada de detección del glaucoma en los hospitales porteños Santa Lucía y Lagleyze, junto con los hospitales Ramos Mejía, Álvarez, Durand, Penna y Tornú, este año se añadió el Instituto de Rehabilitación Psicofísica ubicado en Echeverría 955, en nuestra Comuna.

 

Se efectuarán controles gratuitos de presión intraocular y exámenes de la papila del nervio óptico a todos los que concurran.

Hospitales que realizarán controles:

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad de los ojos, crónica y progresiva, causada principalmente por la presión ocular aumentada (PIO). Puede ocasionar la ceguera si no es oportunamente tratada. Existen múltiples formas clínicas de esta patología. La más frecuente es el glaucoma crónico simple.

¿Qué causa el Glaucoma?

Dentro del ojo, entre el cristalino y la córnea, hay un líquido transparente llamado Humor acuoso. Este líquido se produce dentro del ojo por los procesos ciliares y es eliminado a través de un canal especial llamado trabeculado. Cuando por alguna razón el trabeculado o canal de filtración, se obstruye o tapa, la PIO aumenta dentro del ojo. La PIO elevada genera daño irreversible en el nervio óptico. Se lo clasifica en ángulo abierto cuando el mecanismo por el cual la PIO aumenta es por alteración interna del canal de filtración (trabeculado). Y de ángulo cerrado cuando la raiz del iris obstruye el canal (es un ángulo ocluible).

¿Cuáles son los síntomas?

El glaucoma en sus inicios no presenta síntomas específicos. La única manera de diagnosticarlo es concurrir a la consulta oftalmológica en forma periódica y controlar la PIO y el aspecto del nervio óptico. En algunas ocasiones se puede notar:

  • Cambio frecuente de anteojos.
  • Dificultad para adaptar la vista en lugares oscuros.
  • Pérdida de la visión lateral.
  • Halos en forma de anillo alrededor de las luces.

¿A quiénes afecta?

El glaucoma puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, si usted presenta alguna de estas características, es ideal que esté más atento: personas mayores de 40 años; personas con familiares directos que padecen glaucoma (padres, hermanos, abuelos); personas que han sufrido traumatismos en los ojos; y personas que usan corticoides (en cualquier formato).

¿Cómo se lo trata?

Actualmente no hay cura para el glaucoma. Sin embargo, una vez que se lo detecta se puede detener su progresión con gotas para los ojos que bajan la PIO. Cuanto antes se diagnostica, mayor será la probabilidad de prevenir una seria pérdida de la visión. Se puede realizar láser o cirugía cuando el tratamiento con gotas no es suficiente pero ninguno de estos procedimientos es curativo.

¿Cómo se lo detecta?

El examen para la detección del glaucoma es rápido e indoloro. El especialista debe realizar una revisación de la función visual y con unas gotas de anestesia tomar la PIO con un aparato especial llamado tonómetro. También se estudia las características del ojo para ver el ángulo y el nervio óptico. Se debe hacer un control oftalmológico por lo menos 1 vez por año para toda persona sana. Si en el chequeo de rutina se sospecha glaucoma, el médico indicará estudios específicos para pesquizar con más detalle la probabilidad de padecer glaucoma.